viernes, 22 de febrero de 2008

Una televisión de perdedores

¡Que cutre es Antena 3! Como defendía una maravilloso fanzine de hace unos (Le Bon Vivant, en su número 4), la denominada cadena amiga es una televisión de perdedores, de loosers. No es el tema de este post, pero sirve para ubicar el conjunto. Antena 3 emite caspa catódica, es su seña de identidad. Los informativos siempre están hablando del tiempo en EE.UU, de enfermedades y remedios milagrosos y, en general, la audiencia target de la cadena es "la familia y los mayores".

Es la tv que emite los Simpsons hasta gastarlos, la misma de Farmacia de Guardia, la que ficha las estrellas de la competencia de Tele5 (Mª Teresa Campos, los viejos de Escenas de Matrimonio, hasta el italiano director general), la del partido del lunes es, en definitiva, la misma que, para contrarrestar el efecto GH 1, en el año 2000, se sacó de la manga El Bus, probablemente el programa más cochambroso de la historia de la televisión. Cutre y de perdedores.

Así no debe extrañar el debate de ayer, presentado con gran alharaca. Matías Prats, el de ING Direct, empezó trabado. No sabía hablar. Al final agradeció lo poco que había intervenido a los dos políticos, y los espectadores también. Fue patético. Eso incluye la presentación de la gran cita. Los colores netamente del PP en el escenario (azul pepero), los planos de escucha a Solbes intentanto pillarlo en un renuncio -no fue posible- y, lo mejor de todo, que fue un TOSTÓN. Como toda la programación de la cadena. Daba ganas de poner la versión subtitulada para sordos, a ver si había algo de emoción.

Vale, el tema no era muy allá. La economía. Solbes nunca habría podido ganarse la vida de animador de fiestas, ya se sabía. Pizarro estuvo inusualmente comedido, por lo general. La pregunta es ¿por qué Antena 3 retransmitió el debate? ¿por qué lo vendía como un éxito? Porque la historia de una televisión no se cambia de la noche a la mañana. Son esclavas de su historia. Y de su audiencia. El debate en sí fue inesperado. Solbes estuvo muy, muy brillante. No entró jamás a la provocación populista-turolense de un hombre que todavía pone alcanfor a sus trajes. Especialmente patético fue cuando, ante la cruda realidad de que las medidas económicas del PP costarían 30.000 millones de euros a las arcas del Estado ("todos los ministerios gastan 70.000, ¿de donde van a detraer ese dinero?"), el hombre del labio torcido elencó al tuerto:

*Suprimiendo el Ministerio de Vivienda
*Los 200.000 euros de la vivienda de Bermejo
*Somos los únicos que financiamos a los terroristas
*Una cuarta medida de la que no me acuerdo

De auténtico bar. Solbes le respondió como responde un viejo profesor a un alumno que entra en el despacho y le propone hacer una tesis sobre los 125 años de corrupción socialista. Con pena. Y con argumentos: diferenció muy bien entre Ministerio de Vivienda y "políticas de vivienda, que creo que es a lo que usted se refiere", y le reprimió por el populismo de sacar lo de Bermejo (que no es su vivienda particular, es del Estado y es de todos, que permitimos que la ocupe un cargo público en el ejercicio de sus funciones) y lo de los terroristas, que tiene cojones. Volvería a las andadas al final del debate, cuando interpelaba al alicantino de barba sobre "que medidas tiene el PSOE para defender a la familia, sustento en las crisis económicas". Fue realmente patético. Un debate bueno de economía, llevado por un advenedizo a los grandes temas de campaña del PP.

No se si alguien se fijo en la cantidad de veces que Pizarro repitió "mire usted". Estuvo muy mal asesorado. Las pocas tablas y datos que mostró eran imposibles de ver. Las de Solbes eran muy telegénicas (color rojo en las columnas de crecimiento, a veces con banderas nacionales), en ningún plano de escucha se le vió en otra posición que no fuese tomando notas y, en general, no pareció que estuviese hablando un político, sino un técnico solvente. Yo creo que Solbes -ahí está su trayectoria y la cantidad de amigos que tiene en todas partes, incluyendo el respeto que ayer le mostró Pizarro- es uno de los mejores ministros de la democracia. Gran parte del éxito económico español de los últimos 15 años (crecimiento ininterrumpido desde 1993) se debe a haber tenido en el Ministerio a sólo dos personas: el propio Solbes y Rato, que beben de las mismas fuentes.

Hoy los medios de la derecha dicen que "Solbes estuvo a la defensiva". Pues viva la defensiva. Y viva Solbes, que demonios, que hace falta tenerlos cuadrados para salir con el ojo medio chulo, en campo enemigo y sin ser político del PSOE a enzarzarse con un arribista. Y salir ganando en seriedad.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Respecto a la mención que haces en el post de ayer sobre Josu Jon me gustaría decir unas cosas:

Josu Jon era un cáncer españolista en el PNV y los que le han acabado con su vida política son los partidos constitucionalistas dándole el abrazo del oso.

Impulsar consensos entre diferentes está bien, pero el partido socialista sin embargo le respondía no pactando con Nafarroa Bai. A Imaz se le ha olvidado el portazo que se le dio en Las Cortes al nuevo estatuto político aprobado por mayoría absoluta en el Parlamento Vasco y él seguía en su onda de “cautivar” España. manda huevos

Sergio dijo...

No entiendo muy bien lo de "cáncer españolista" ¿eso se combate con células madre? Venga, un poco de seriedad.

Totalmente de acuerdo en que lo del PSOE con Nafarroa Bai fue un putadón para todos los votantes del PSOE de NAvarra (que sufrieron la humillación de Juan Cruz Alli, el más corrupto del felipismo, y con mucha diferencia). Y una humillación para la política misma.

Por una parte, se pide abandonar la violencia; por otra parte, no se pacta con ese tipo de partidos porque si no está el PP azuzando con la vara del PSOE rapiñapoder a cambio de alianzas "suicidas", cuando Nafarroa Bai solo es un partido simpático. Y Uxue Barcos, por cierto, de las mejores parlamentarias en el Congreso.

Para futuras ocasiones, a ver si limamos eso de "cáncer españolista". Suena muy feo, ¿no te parece?

epaitegia dijo...

He llegado tarde a tu post de ayer, pero no puedo más que felicitarte por él. Antes los zarandeos y abucheos en plenos y universidades eran el anuncio de algo nuevo, ilusionante; y ahí estaban de acuerdo socialistas y populares.

La verdad es que nosotros, los nacionalistas moderados que simpatizamos con Josu Jon, hemos aguantado mucho, pero no podamos decirlo, porque ellos, los del PP y PSOE en Euskadi, han aguantado, y sufrido, mucho más, infinitamente más.

Pero quería escribir sobre el debate de ayer. Fue tal el desequilibrio entre los dos, que no hay nadie en el PP que, en petit comité, no reconozca que Solbes le dió una auténtica paliza, la más grande jamás vista en un debate en España, a Pizarro, al menos nadie con un poco de talento.

Desgraciadamente nadie se acordará de ese debate el día de las elecciones, pero ahí queda.

jefe dijo...

Hola Sergio: curioso que no aparezca en tu otro blog, pero lo sigo leyendo con cierta frecuencia.

No me voy a esconder. En las próximas elecciones votaré al PP, por dos razones que no vienen al caso. Me considero más bien votante de centro, eso que muchos dicen que no existe y que yo defiendo a capa y espada (algo que se nos escapa en este post pero que resultaría bastante interesante). En resumen, que mi voto no condiciona mi opinión sobre los miembros de cada partido. Lo de Pizarro ayer, el rato que yo vi, que fueron los dos primeros bloques, fue bastante precario. Se le notó verde en estas lides, haciendo demagogia populista al más puro estilo ZP (el rey de la retórica barata y vacía). Me pareció muy pobre su intervención, con lo del piso de Bermejo y esas gilipolleces. Solbes no es que estuviera brillante ni mucho menos, es simplemente que lo tuvo bastante fácil con un contrincante así. Aún así, le considero un personaje bastante competente (de hecho, creo que es el único competente del Gobierno), desde luego.

Por cierto, lo del plató, en todo caso hay que darle un tirón de orejas a los asesores de imagen del PSOE, por permitir algunos tonos azules...en todo caso la mayoría del decorado era plateado (ya sabéis el tono transparente y neutro, se supone).

Y Nafarroa Bai no me parece precisamente simpático teniendo en cuenta su disposición a ese diálogo con Batasuna tan cacareado por ahí como la salvación al terrorismo.

Un saludo Sergio, y un placer volver a escribir en un blog tuyo.

Anónimo dijo...

lo mejor, pizarro excusándose: "no sé, yo entonces no estaba en el pp"
¿se puede ser más torpe?

Anónimo dijo...

Ganó Solbes, y qué?

De verdad crees que un debate puede hacer que la gente vote a unos o a otros.

Yo también votaré al PP, pero en las encuestas, y llevo 2 ya, debe ser que mi número de teléfono es muy fácil, siempre digo que al PSOE.

A ti Sergi se te ve venir de lejos.

Hay que tener valor para decir, como dijo el tuerto, que la economía y los españoles están mejor que hace 4 años. Se lo puso a webo a Pizarro y este iba a soltar su guión. Supongo que ya aprenderá.

Hay que ser gilipollas para creerse algo de esta gentuza.

No olvidemos que son el partido de los GAL y muchos siguen ahí: RuGALcaba, Fernández de la Voque, y hasta el mismo zETAp.

Anónimo dijo...

El PSOE traicionó a Nafarroa Bai y a Navarra entera. Para una vez que se podía quitar del medio al ultra-fascista Miguel Sanz del poder, se echan para atrás porque en Madrid lo que vende es el odio a todo lo vasco. Navarra no será lo que quieran ser los Navarros, como decían algunos. Navarra será lo que convenga en Madrid.

jefe dijo...

Cuando se utilizan ciertos términos hay que calibrar muy bien lo que se dice. "fascista" y "ultra-fascista" son términos que llevan con ellos unas implicaciones bastante graves y serias, y que desde luego no hay que emplear con tanta ligereza. Desde luego, los que lo utilizáis no debéis tener muy claro qué significa ser fascista y faltáis el respeto a quien verdaderamente lo ha sufrido. Lo mismo digo para lo de zETAp y similares.

Saludos

Sergio dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Jefe: bienaparecido, tus comentarios siempre son agradecidos. En cuanto a las etiquetas que utilizan algunos lectores, les ruego moderación: de la misma forma que les aseguro que nunca utilizaré "cancer nacionalista" o "plaga separatista", pido por favor que no se utilicen otros tristes tópicos -muy difíciles de demostrar- para calificar otros asuntos. Que esto es serio, hombre.

Y, por lo demás, aquí impera la libertad más absoluta de opinión, dando por sabido que existen otros foros más adecuados para cierto tipo de opiniones.

hipotenusa¿¿? dijo...

La obsesión del presidente navarro Miguel Sanz contra el euskera raya lo enfermizo y esta evidencia no se puede negar.

Y no pienso callarme EL FASCISMO EN NAVARRA SE LLAMA MIGUEL SANZ