jueves, 17 de octubre de 2013

Lo de Gibraltar no es nada

Preocupadísimo por su futuro
La cuestión de la minorías alemanas en Europa, que tantos problemas causó en la primera mitad del S. XX, parecía solucionado, pero como siempre pasa en estas historias de memoria, sentimientos y sangre, nunca está bien enterrado del todo. Además, como es bien sabido, los alemanes son un pueblo especialmente terco para algunas cosas.

Los conocidos e irresolubles casos de Tirol del Sur (Italia), Alsacia y Lorena (Francia), Eupen y Malmedy (Bélgica), suabos del Danubio (Hungría) y sajones de Transilvania (Rumanía), y eso por no cruzar la frontera de la Europa política hacia Rusia, palidecen ante el famoso caso de los alemanes de los Sudetes, expulsados tras la II G.M de unos territorios en los que vivían desde hace ocho siglos, merced a los conocidos como "decretos Benes", un racismo de Estado amparado en la victoria militar.

Nunca han estado callados. Se calcula que actualmente unos 3 millones de alemanes (de los 82 millones de población total) son descendientes de los antiguos moradores de las montañas -más bien región de colinas- que separaban la marca de los Habsburgo de los principados alemanes, pero que no separaba nada en cuestión de idioma o costumbres.

De hecho, son muy influyentes en Baviera, y de tanto en tanto reivindican su memoria y sus derechos, no les digo ya si les provocan. La pasada primavera, el bocazas del Presidente checo (es un tradición política local, como recordarán de Vaclav Klaus), que bastante tiene con lidiar con sus escándalos políticos (entre ellos una borrachera y una hija que se va de fiesta con el pujante mundo del porno checo) dijo en una visita de Estado a Austria:

"Si alguien es ciudadano de un país y colabora con otro Estado que invade su país, que no se queje si lo deportan, porque es algo más moderado que la pena de muerte", se supone que por delito de traición.

Tras este ejercicio de diplomacia al más alto nivel, donde tontea con la posibilidad de haber ejecutado a 3 millones de personas (además de los 100.000 que se estiman que fueron eliminados a partir de 1945), se supone que Zeman lanzó un rebuzno o un eructo, aunque la agencia de noticias no recoge la eventualidad.

Ya en 2002 Gerhard Schroeder anuló un viaje oficial a la República Checa porque el mismo Zeman, entonces Primer Ministro, afirmó que los alemanes de los Sudetes eran "la quinta columna de Hitler" (curiosamente, la expresión internacional Quinta Columna es de origen español), provocando un conflicto diplomático que tardó nada menos que tres años en ser solucionado. Estamos hablando de países que comparten frontera. 

Una frontera mucho más extensa que la de Gibraltar y España. Cuento toda esa historia de centroeuropa -y sin entrar en detalles- para que relativizen, si no lo han hecho ya, el teatrillo montado este verano a cuenta de los arrecifes artificiales colocados por Gibraltar en la bahía de Algeciras. Por cierto, es el 300º aniversario del Tratado de Utrech. Para que vean la función en toda su extensión.
***
Una ciudad de 100.000 habitantes tiene esta curiosa estadística. De MafiAsturias hay más noticias, como siempre: 1´7 millones destinados a un Parque Industrial de empresas artesanas, que suena como a Franco. Ojo a cómo se ha repartido finalmente la financiación.
***
Anatxu Z., famosa propagandista de El País en temas de arquitectura y diseño pijo (tooooooodo es divino de la muerte), escribe este publireportaje optimista sobre la gran cantidad de elefantes, palazzi nel deserto o ruinas económicas que jalonan España. El tono general es de vómito por la desfachatez con la que está escrito.
***
Ojo a esta noticia de un spin-off de la burbuja académica.  ¿Cúal es la mayor preocupación del padre? "que nos metan en la lista de morosos y que el día de mañana no podamos pedir otro préstamo". Préstamo sobre préstamo de un préstamo. Esa es la cultura. Ah, y hacer dos máster pero después preocuparse de aprender inglés.
***
Los gallegos dicen que su AVE es más barato que los demás.  Claro, incluyen el tramo Olmedo (Valladolid)-frontera con Orense, que atraviesa la Castilla-La Vieja más plana, la de Zamora. Por eso les sale ese coste por kilómetro. Tampoco dicen que su AVE acaba en la nada, y no en Barcelona o Valencia, que son algo.
***
Seguramente también habrán llegado a ustedes los cantos de sirena sobre Canadá como tierra prometida. Bueno, aquí hay un artículo donde explican varias cosas truculentas y muy divertidas: la alcaldesa de 92 años, el alcalde que fuma crack y una economía que vive básicamente de exportar materias primas sin apenas transformación en el país. 

11 comentarios:

Álvaro dijo...

Tirando un poco del hilo a raíz del artículo sobre Canadá, he llegado hasta esta interesante web:

http://www.thebubblebubble.com

No he tenido tiempo de profundizar, pero parece que hay suficiente material como para extraer unas cuantas ideas ;)

Gran noticia que te dejes caer por aquí, Sergio.

jefe dijo...

Vale, desde luego no es un problema diplomático de primerísimo orden y que fue una buena cortina de humo para desviar la atención de otros temas controvertidos para nuestro Gobierno pero vaya piratas son los de Gibraltar, Piccardo el primero. De sobra es conocido el paraíso de rufianes que es el peñón pero lo de los bloques de cemento es señal de la impunidad con que se hacen las cosas en aquella zona, ya que según el Tratado que ellos mismos reivindican para defender su pertenencia a Reino Unido dice que esas aguas no son suyas.

No voy a entrar en "¡Gibraltar español!", aunque creo que la UE debería mojarse más en los casos de territorios de ultramar, completamente desfasados en tiempos de integración europea (y en algunos aspectos planetaria). Sin embargo, desde Bruselas se debería poner coto a todos estos oasis de impunidad.

Anónimo dijo...

Por no hablar de los alemanes de Polonia, hasta Danzing (Gdanks) y Koninsberg (Kaliningrado), los alemanes de la Rusia europea (Ucrania, Bielorusia, etc.), los del Cáucaso...

O del problema de otras naciones europeas como Bélgica, tradicionalmente divida entre las dos esferas de influencia mayores de Europa occidental después de la ruptura del reino de Carlomagno (Francia con sus satélites Valonia, Romandia y Alemania con los suyos: Suiza alemana, Austria, Holanda, Flandes). Ese sí es un problema, no el de Gibraltar.

En España se perdió una oportunidad de oro hace 30 ó 40 años para poder luchar contra Gibraltar y otros territorios similares. La mejor estrategía hubiese sido crear un paraiso fiscal en las Islas Afortunadas. Si se hubiese hecho ahora mismo no existiría un 40% de paro en las mismas y se podría luchar contra Gibraltar (y Suiza, y las Islas del Canal, etc... incluso Andorra) con sus mismas armas.

Para aquellos que tengan escrúpulos, les recuerdo que algo similar se ha hecho con Ibiza, pero en este sentido con las drogas.

Por cierto, tomo el ejemplo de Canadá y lo doblo con Australia. Perfecto ejemplo de la fiebre por los recursos minerales que ha llevado a olvidarse de múltiples reformas de la economía y que ha hecho de Australia uno de los países más caros del mundo.

Aún así, Australia (al igual que Canadá) siguen siendo de las economías más innovadoras a nivel mundial.




Sergio ciclismo dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Álvaro: bubble, todo es bubble. La verdad es que hay un montón. Me ha encantado el enlace a Toronto´s condo bubble...es un caso que llevo siguiendo desde hace tiempo. En Toronto y su gran área (Mississagua es actualmente la tercera mayor ciudad de los Grandes Lagos) tiene el precio de vivienda más disparatado del mundo, en mi opinión incluso superior a Zurich o Luanda, porque ahí no hay problemas ni de espacio, ni de oferta, ni de seguridad. Es una pura burbuja debida a la bonanza de la economía canadiense. A ver como la digieren.

Jefe: Gibraltar es un pirateo, esta claro, pero hay que ver lo que le rodea...yo espero que algún día Gibraltar haga con su área de influencia lo mismo que Hong Kong hizo con China.

Anónimo: hombre, más paraíso fiscal que la vista gorda con la que se permite el tráfico de tabaco en las Islas...o esa zona franca portuaria....

Anónimo dijo...

Sí, más bien la idea era la del mantenimiento del secreto bancario más que la de un área de libre comercio, un régimen fiscal favorable o un tolerancia hacia ciertos delitos.

Sólo hubiese sido necesario una "anglicisation" al estilo de la germanización de Mallorca por el tema del idioma y las costumbres, eso sí. También, y para que vamos a engañarnos, para incrementar la confianza del "público" internacional hacia el paraíso fiscal.

Además de que, al no ser peninsular, era el escenario perfecto donde ni franceses, ni holandeses ni británicos o americanos (ni alemanes) podrían haber protestado por mantener una legislación paralela a la de la UE.

Me hubiese gustado ver el estado de la economía de las Canarias con esos planteamientos desde hace años.







Anónimo dijo...

Gibraltar... Obviamente no es un problema menor. La puerta del Mediterráneo, razón por la cual nunca volverá a ser español (a no ser por la fuerza, pero eso no pasará). A España, desde mi punto de vista, sólo le queda el recurso de dar la brasa con el asunto. Ah, y desalojar a los ingleses del aeropuerto, que está en territorio español, además de cerrar la verja. Y revindicar las veces que haga falta el tratado de Utrech y lo de las aguas. Además de denunciar continuamente el paraíso fiscal que es, por supuesto. Es decir, hacer por todos los medios que la colonia le cueste dinero a Su Majestad

Anónimo dijo...

Pues mire usted Sr. sabe lo todo. He leído su artículo con algo de atención hasta que....? El AVE que llega a Galicia no va ningun sitio. Jajajaja. Madre mía. Mejor no lean esto todos los gallegos,por que no íbamos a dar a basto para mandarle a la mierda. Si a usted no le parecen importantes La Coruña, Lugo, Orense y Pontevedra apaga y vámonos. Santiago y cierra España es lo único que te puedo decir inculto.

aupa segovia dijo...

Se agradece la exposición de los casos paralelos europeos porque no tenía ni idea de ellos y es muy interesante.

La importancia de Gibraltar radica, en mi opinión, más que en el tema del pirateo y el contrabando (que también), en un asunto de orgullo y ensalzamiento nacional. De tratar de recuperar territorios que de no perderlos (sería tremendo -dentro de la conciencia nacional- no recuperar el peñón y ceder las ciudades autónomas africanas).
Además del pique histórico entre las Armadas británicas y españolas (La invencible, Cartagena de Indias, Trafalgar...) recuperar Gibraltar (o Las Malvinas por ejemplo) podría suponer un punto de inflexión para imponer la cultura hispana sobre la anglosajona en un momento histórico en el que todos nos volcamos ciegos a estudiar inglés cuando el español lo hablan más habitantes en el mundo y con lo que costó que fuese así.

¡Ay, si Blas de Lezo está contemplando esta situación! Tanto sacrificio para qué, jeje.

Saludos afables.

Anónimo dijo...

Si la situación fuera la contraria,es decir, el pedrusco estuviera en Plymouth ocupado por españoles, hacía años que la Royal Navy nos había echado de allí a cañonazos. Con o sin tratado.

Blas de Lezo.

Sergio ciclismo dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Anónimo: lo mires como lo mires, seguiría siendo África y con una hora menos respecto a la Europa continental.

Anónimo: si se cerrase la verja, el mayor perjudicado sería el conocido como "Campo de Gibraltar", que por algo será conocido así y no como La Línea, Los Barrios o Algeciras.

Anónimo gallego: no escribo para gente de su ralea, siempre vecina a la mierda. Lea el enlace, y en vez de presuponer lo que presupone, hagase a la idea.

Blas: aquí también se intentó recuperar Gibraltar a la fuerza, pero no se pudo.

Anónimo dijo...

Efectivamente, Sergio, si se cerrase la verja uno de los principales perjudicados sería el Campo de Gibraltar... Pero, una de dos, o habría que asumirlo, o habría que buscar otra solución.
Lo que está claro, por mucho que el pensamiento perroflautil diga lo contrario, es que la dialéctica entre estados siempre han sido, son y serán las armas. Con esto no quiero decir que haya que liarse a cañonazos, pero lo que está claro es que hay que plantar cara de manera firme, y una forma es hacer todo lo posible para que la colonia le cueste dinero a Reino Unido. Como digo, debido a su posición geoestratégica, Gibraltar nunca volverá a ser español mientras Reino Unido o EEUU sean súperpotencias. Otra cosa es si Su Majestad entrase en guerra con alguien y no le fuese bien, circunstancia que debería aprovechar España para recuperar el peñón. Otra cosa es que ni eso podríamos hacer, debido a la precaria situación de nuestras Fuerzas Armadas. Como dice un comentarista, ¡si Blas de Lezo levantara la cabeza!