sábado, 16 de noviembre de 2013

Un puerto con un futuro negro (III)

Parque de carbones adyacente al puerto de El Musel
Se conoció a mitad del año 2012, cuando la montaña de carbón en el desertíco y kilométrico espigón de la ampliación del puerto de El Musel era ya visible a km. de distancia. También el polvo negro que llevaba el viento, que como sabrán sopla fuerte cerca del mar.

Goldman Sachs, el banco de inversión que esta en todas las salsas, estaba empleando la vasta superficie para acopiar carbón, especular con él, y después revenderlo a mejor precio. Se descargaba en otra parte del puerto -recuerden: en la ampliación no hay nada, incluyendo grúas- y, por medio de camiones, se apilaba en grandes montañas.A la espera del mejor postor.

Goldman Sachs se dedica a lo que se dedica. Simplemente estaba haciendo un experimento para usar el carbón como una commodity más, acercando la producción de una mina de su propiedad en Colombia -lo crean o no, el país sudaméricano es uno de los mayores exportadores mundiales del mineral- a los mercados consumidores europeos. ¿Dónde almacenarlo? Nada mejor que en un puerto olvidado, vacío y desesperado, hasta el punto de prestarse a esta operación.

Una operación en la que el puerto sirve de burra y poco más, un jub en terminología de los políticos (escrito hub en inglés), con ganancia también para los sindicatos porque se hace una de sus especialidades: el mover cosas de sitio, aunque no sirva para nada. La auténtica ganancia era para Goldman Sachs, que ni siquiera tenía que invertir en infraestructuras para la carga y descarga. Es más: han estado a punto de que se agradeciese su filantrópica labor especuladora. Lo de los puestos de trabajo, ya saben. No se cómo andará el tema de la fiscalidad, pero tratándose de Hombre de Oro Sachs, muy conveniente. O inexistente.

La operación sólo se conoció cuando el primer barco ya había descargado su carga. El "contrato" había sido firmado por el equipo directivo saliente, con estas ventajosas condiciones, sin duda muy apreciadas por Goldman Sachs: "La firma de un contrato con el puerto facilitaría al broker diferir en la aduana el pago del IVA en España hasta que vendiera el carbón al consumidor final, dado que cabría la posibilidad de reexportar parte o la totalidad del mineral a terceros países por vía marítima".

O, directamente, a la térmica adyacente al puerto en caso de que no hubiesen podido especular mucho con el carbón. Que para eso está al lado. Total, ¿para que traer más carbón si ya tenemos este que los señores americanos han dejado aquí para hacernos un favor? De hecho, no tardando mucho, las primeras 50.000 toneladas de carbón tuvieron ese destino. No deja de ser curioso que El Musel, ideado hace un siglo como puerto exportador de carbón se transformase hace décadas en puerto importador y ahora lo sea especulador.

El carbón, como ya dicho, venía de Colombia, concretamente de la mina El Cerrejón, una veta increíble situada cerca de la frontera venezolana y de la parte norte del lago Maracaibo: es la mina pefecta: vetas gruesas, explotación en superficie, y al lado del mar, con un puerto exportador comunicado con una línea de tren específica. Auténtica integración vertical: del subsuelo al mercado. El financiero, claro. El coste por tonelada (incluyendo flete hasta el destino) es de 60 euros, y poco más da que los 5.000 mineros empleados -todos negros, como la mayor parte de la población del Caribe colombiano- vivan en condiciones medievales, incluyendo una persecución sindical de la que estarían orgullosos en Sudáfrica.

 Ese mismo mineral, sin ningún tipo de valor añadido adicional -¿como se logra valor añadido con una commodity que se quema sin ningún proceso de transformación? Simplemente especulando- se puede vender a 100 euros tonelada, una ganancia que, hoy por hoy, no dan los caladeros naturales de Goldman Sachs. Que por algo es banca de inversión, igual que la ampliación de El Musel se hizo con un crédito del Banco Europeo de Inversiones, ahora mirado con lupa por la agencia europea anticorrupción. Distintos tipos de inversiones, me temo. O de corrupción.

Al final, y por una mezcla de la propia Mafia local (al entierro de su madre fue toda la clase política, como en Sicilia), el cambio de gobierno regional y de equipo gestor del Puerto, además de cierto revuelo a nivel popular por la vinculación sentimental de la zona con el carbón, el proyecto se marró y no hubo más avances en el plan de Goldman Sachs de llegar a almacenar 600.000 toneladas de carbón en el erial de la ampliación portuaria.  Pero ahí queda el precedente.

Igual que el mercado de futuros para el carbón, una realidad muy presente. Fíjense si no en que este año se descargó todo el consumo del año de una vez,  con el efecto colateral de inflar el tráfico del puerto con tanto trasiego  y acopio por adelantado. Eso sí, no sabemos que Hidroeléctrica del Cantábrico ha pagado el carbón más barato o más caro, o simplemente a qué precio lo ha pagado. De hecho, con el carbón no se suele saber nada, porque sigue siendo un negocio redondo: como se quema, no queda ninguna traza para investigar. Y las toneladas se calculan a ojo, especialmente una vez que bajan del barco.

En contra de lo que le pueda decir su medio de propaganda ecologista, el carbón tiene mucho futuro. Como todos los negocios rentables. De hecho, es la fuente de energía fósil con mayores reservas probadas -da para un consumo actual de aquí a 200 años-, mejor repartidas -no hay un estrecho de Ormuz del carbón- y con mayor capacidad instalada para transformarse en energía eléctrica. En Alemania lo tienen muy claro. Alemania, donde han gobernado los verdes y van a cerrar las nucleares. En general, lo tienen muy claro en todos los países desarrollados.

Aquí no. Se construyen regasificadores sin viabilidad alguna, se desata una fiebre del oro a la caza de la subvención por los "huertos solares", o por las "eólicas", y se arrumba el carbón como fuente de energía, incluso defendiendo unos fantasmagóricos intereses nacionales, como si la nación fuese Langreo, Ponferrada o el norte de Palencia. Importar carbón sale barato, mucho más que extraerlo aquí, pero no hace falta que lo haga Goldman Sachs. Tampoco hace falta construir un superpuerto para almacenarlo. Es simplemente tener una política de Estado clara, incluso en sus consecuencias.

De todo eso ha faltado en esta historia. Sin embargo, todavía siguen por ahí los sonidos de las campanas. Y el puerto vacío, claro: la última ocurrencia ha sido hacer un jub del hierro. Por supuesto, la operación no dejaría nada en la depauperada economía local, igual que jub fallido del carbon, pero como indica la noticia "de esta forma, se podría dar sentido a la ampliación del puerto de El Musel que, desde que se terminó la obra en enero del año pasado, prácticamente no tiene actividad, excepción hecha de la construcción de la regasificadora de Enagás y de la habilitación de una superficie de 100.000 metros cuadrados como zona de acopio de graneles".

Pues eso. Lo que nos queda por ver. O por "dar sentido".

15 comentarios:

Anónimo dijo...

El encabezado podría ser "Puertos con un futuro negro". Ojo con el Puerto de Punta Langosteira y sus "refuerzos y equipamientos". http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/11/03/galicia/1383498612_505528.html

Anónimo dijo...

El carbón lleva ya varios años viviendo su segunda juventud con el auge de CHina, India y demás. De hecho ya en Alemania se hablaba hace bastantes años, antes del shutdown nuclear, de relanzar la actividad en ciertas minas del RUrh. Obviamente en aquellas cuya mecanización y acceso haga competitivas las explotaciones.

Ahora mismo en Alemania tienen la necesidad de ampliar sus centrales de carbón y de construir nuevas para reemplazar a la energía nuclear y complementar y añadírse a la variabilidad de las renovables.

En cuanto a Goldman, tiene una particularidad, suele contratar a las personas más capaces en todos los ámbitos. Cotango y goldman son casi sinónimos.

Triste destino para un puerto, y más siendo Asturias t con carbón. Cosas veredes...






Anónimo dijo...

A imagen de C2005, creo que podías haber incluido un saludo a Victorino entre medias.

Anónimo dijo...

Muy interesante. El último enlace, el del “jub" del hierro no va.

Un saludo

Anónimo dijo...

Menuda presencia de Iberia en los periódicos este fin de semana, otro lavado de cara a lo El Corte Inglés.

Iberia, Barajas -especialmente su T-4- y el SEPLA dan para un buen post.

Eso sí, el coco siempre es la British y Gibraltar.

En una entrevista, el nuevo presidente comentaba que el salario medio de los pilotos DE Iberia es superior a los 200000 euros...y eso que no ha dicho el coste laboral (pluses, dietas, gastos de transporte y manutención), que puede llegar a ser el doble.

Como no metan mano a eso siguen perdiiendo millón de euros diario.

Saludos, Germán.

Anónimo dijo...

Magníficas las tres últimas entradas sobre el puerto del Muselón. Me gustaría aportar que también hubo voces críticas hace 10 años, como la de Pedro De Siva, ex presidente del Principado:

http://www.lne.es/gijon/2012/12/27/alegacion-cayo-saco-roto/1346501.html

Unknown dijo...

http://www.lapaginadefinitiva.com/2013/11/14/la-generacion-t-nos-ha-arruinado/


De la gerontocracia has hablado alguna vez.

No creo que la supuesta generación T tenga la culpa de todo.

Pero muchos privilegios que tienen -tanto en la empresa privada como en el funcionariado- son insostenibles.

Y ellos no sufrieron la devaluación interna que está sufriendo España ahora mismo.

Saludos, Germán.

Anónimo dijo...

Buf, la gerontocracia está fuertemente instalada en la Universidad y el CSIC (el sistema de promoción lo facilita), motivo principal por el que estas instituciones tienen nulo prestigio internacional, tanto cuantitativa como cualitativamente.

http://masabadell.wordpress.com/2011/02/07/subditos-universitarios/

Una última frase demoledora

Anónimo dijo...

Más motivos para desconfiar de esos pagarés de Bankia o del Corte Inglés:

http://cincodias.com/cincodias/2013/11/19/mercados/1384867039_848068.html

Saludos, Germán.

Anónimo dijo...

Interesante el artículo que linkea Germán, sobre la famosa generación que "surgió" -más bien se encontró- de la transición.

Sobre lo que habla realmente es un problema muy serio y creo que cada vez va a estar más presente.

Estoy seguro de que muchos de los que escriben aquí -el blogger incluído- forman parte de esa generación, por decirlo de alguna manera, taponada. No hablo de la famosa "generación mejor formada de la historia" porque evidentemente es una generalización absurda, pero sí hablo de los integrantes de esa generación que sí tenemos una formación superior -por no poner ningún adverbio- a la nuestra y a anteriores generaciones.

Aquí está el verdadero tapón, aquí es cuando te das cuenta en el mundo profesional de que hay una trinchera y no te van a dejar pasar. Ya en el mundo anglosajón cada vez es más evidente, en España moverle la silla a un senior es una forma elegante de decir adiós. Y no hablo de trepismo, hablo de evolución, visión de negocio y productividad.

En definitiva, demasiado pesimismo, y tampoco quejarse es productivo. Hay que mirar hacia delante, pero últimamente empiezo a sentir algo en el ambiente, e incluso me lo empiezo a plantear: ¿llegará algún día la venganza? Es decir, ¿en algún momento las generaciones más jóvenes se rebelarán contra sus predecesores? Yo creo que sí. A mí no me temblaría la mano.

Sergio, aunque soy un gran apasionado del ciclismo más clásico y por él te conocí, creo que este blog tiene un potencial inmensamente -aquí sí utilizo un adverbio- superior. Hazlo rodar.

Anónimo dijo...

El salto entre la generación tapón y las posteriores es abismal en lo que se refiere a salario medio, derechos laborales (prejubilaciones, pagas extras, antigüedad)y pensiones.

No tendremos lo mismo ni por asomo. Además va a ir a más. Y aparte las bandas salariales se concentran cada vez más independientemente de los cargos. Y la devaluación interna de España seguirá incrementando esta brecha.

Pongo un ejemplo claro muy habitual ahora: un ingeniero jefe de mantenimiento, por ejemplo, de 25-35 años gana ahora mismo mucho menos que sus subordinados electricistas, mecánicos e incluso mozos de >45 años.

Otro ejemplo, cualquier empleado -del rango más bajo- anterior al 2000 (y aún más si vamos más atrás) de una empresa estilo PSA, Mahou, Iveco, Saint-Gobain, etc (ejemplos de empresas de Madrid que conozco de gran producción, mucha plantilla y su correspondiente mafia sindical) gana un pastizal desproporcionado y que jamás tendrá un empleado más reciente, independientemente de su valía.

No sé cómo será la generación de ahora, si estaremos formados o no. Pero conozco directivos de >50 que no hablan el mínimo inglés, tienen a un machaca para hacerles Excel o PowerPoint y tienen iPad de empresa para leer el correo y el Marca.

Y aparte habrá que mantener sus pensiones corrspondientes.

Creo que toca jodernos y asumirlo de la mejor forma posible. O pirarse a Noruega o Escocia (pero no siempre es fácil por lo personal)

Es duro salir a currar por la mañana y ver a tu vecino prejubilado de 54 años meter el Mercedes SL y sacar la bici de carretera a echar un par de horas con la grupeta. Pero aún más ser consciente de que mi sueldo -y eso que no es aún de los flagrantes- es inferior a la pensión de mi abuelo.


Mr. Brown dijo...

Para el último anónimo, ¿no trabajarás por casualidad en una Big Four?

Anónimo dijo...

Extraño. Esta mañana en el lector de rss he visto la cuarta entrega de "Un puerto con un futuro negro", pero al entrar esta tarde en el blog a través del navegador veo que no existe dicha entrada. En el artículo en el rss salían varios títulos en el cuerpo del artículo (Traslado de EBIHSA, Sariego, 15 años, Gabarra gasista) seguidos de uno o varios links. Los comentarios breves que siempre pones estaban bien editados y publicados al final entre sus asteriscos. No sé, te lo esccribo porque me ha parecido extraño.

Un lector siempre agradecido de tu blog (y de ciclismo2005!)

Sergio ciclismo dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Anónimo: ya trataré el puerto de Llagosteira. El Musel, porque confluyen varios elementos de manera casi paradójica, necesitaba tratamiento aparte.

Anónimo: gracias, no sabía que hubiese habido voces críticas.

Germán: bueno, eso de Generación T es el nuevo intento de crear una etiqueta para ese fenómeno, igual que la desgraciada de "Cultura de la Transición" o "CT", que no ha tenido vuelo porque era horrible en cuanto a forma y fondo.

Anónimo: gracias por los ánimos de tu último párrafo, el blog tiene una cadencia espasmódica, así es difícil hacerlo rodar...

Anónimo: totalmente de acuerdo. Si ha habido una casta privilegiada en este país esa no ha sido la de los políticos, ha sido la de los prejubilados. Tu comentario me ha gustado mucho.

Anónimo: le di al botón de publicar por error, y por eso ha pasado. Disculpen las molestias.

Anónimo dijo...

Gran artículo y grandes comentarios.
Estoy de acuerdo en (casi) todo. También soy de la generación taponada, claro. Y vivo en Alemania.

Lo único que me chirría un poco es el comentario sobre las energías renovables. Del texto se puede interpretar que las renovables son poco importantes, cuando en realidad serán la fuente de energía básica del futuro (que no la única). Evidentemente la política de energias renovables que se ha hecho en España es esperpéntica y muy indicativa de como es el país: todo el mundo busca como lucrarse del Estado y nadie piensa en el interés general de la sociedad.

Sobre la mina colombiana de El Cerrejón, hace un par de días vi un reportage de investigación bastante bueno en, como no, la televisión pública alemana, en este caso ZDF. Puede que te interese:
http://www.zdf.de/ZDFzoom/B%C3%B6se-Mine-gutes-Geld-30680618.html

Saludos,
Toni