lunes, 20 de mayo de 2013

Un submarino que no flota como metáfora

Isaac Peral, aladroque
Dentro de los 15 años de Despilfarro los militares, siempre en la vanguardia de la Historia de España, no se arredraron y, dando muestras de su inveterada valentía, se sumaron a la fiesta general. Compras y compras de material bélico por encima de las necesidades de nuestro país, envío de miles de tropas al exterior para ganar una soldada de 3.000 euros por cabeza y bueno, los típicos chanchullos de lo que ha sido siempre una casta privilegiada en cuanto a los mandos.

El muy buen periodista de El País Miguel González ha ido dejando buena muestra de esta trayectoria, todo lo contrario de balística: más bien de derrota. Comparen sino este artículo de nausebunda propaganda a cargo del supuesto experto en terrorismo Barbería con cualquiera que puedan encontrar bajo la rúbrica del elogiado periodista, otro de esos baluartes silenciosos del único periódico de referencia en España, y en las antípodas de los Yoldi, Maruja Torres o Miguel Mora, que ojalá siga el mismo camino de los dos anteriores.

Con Bono al frente de Defensa, España se comprometió a comprar misiles de crucero Tomahawk a EE.UU, quizás para abatir una lluvia de fuego y destrucción a cargo de ¿24 misiles? (más no se iban a comprar, y ya costaban 72 millones de euros) sobre cuatro chozas de negritos con Kalashnikov en el Sahel. Y ya en 2009, quizás porque le sonaban a feo (igual que hizo con las bombas de racimo) Carme Chacón anuló su compra.

Era el inicio de una espiral de renuncias, aplazamiento, empréstitos, créditos y compromisos en torno al tema de la compra de material bélico: como gran parte viene dentro de un consorcio internacional, nos hemos quedado en que el único Ministerio que no ha sufrido los "recortes" es el de Defensa: con la cifra del déficit apuntando al 100% del PIB en tres años, con seis millones de parados, el ministerio de los verde caqui sigue con el mismo presupuesto.

Y para pagar sus juguetitos.

Aquí, y en fecha de 2011, se explica muy bien: España se comprometió en contratos de compra de armamentos  por valor de 31.000 millones de euros cuando acabase el pago, dentro de unas décadas. Igual que la unidad de medida héctarea ha desaparecido en favor de campo de fútbol, para estas grandes cifras también hay que buscar unidades de medida comparables. En este caso, utilizará la T-4 de Barajas: costó 6.000 millones. Se podrían construir cinco iguales con ese dinero de Hazañas Bélicas. Pero mejor no demos ideas.

El 85% de esa descomunal partida ya estaba apalancado con el Partido Popular, igual que pasó con el Ministerio de Fomento. Está muy bien gobernar y presentarse como el mejor Gobierno del mundo -incluso chuleando a Alemania sobre el déficit, cuando se ponía la mano para fondos de cohesión- cuando todo se compra a crédito y comprometiendo la gestión de los futuros gobiernos.

Como se acabó la época de la ilusión del crédito a gogo, ahora toca redimensionar el gasto, lo que en lenguaje llano significa reducir la comprar, anular programas y pedir créditos para pagar créditos. En estas están las FF.AA de España desde hace tres años, afrontando intereses de demora y el precipicio de las increíbles penalizaciones por anulación que hay en el mundo militar.  Es lógico: un tanque o un submarino no es un bien fácilmente intercambiable.

El actual ministro de Defensa, un empresario del ramo, ofrece la zanahoria de "perdonarnos ahora y después os compraremos", difícilmente creíble dadas las oscuras perspectivas económicas de España para los próximos lustros, pero finalmente se ha recurrido a la ya comentada partida presupuestaria extraordinaria,  justificada por el que dirán en caso de darse de baja en los programas multilaterales de armamento.

El panorama, hasta ahora, no difiere mucho del de todos los sectores españoles. Tampoco lo va a hacer con lo que voy a exponer: es simplemente la historia de la chapuza y la incompetencia habitual en este país, muy dado a compararse con Francia o Alemania cuando el dinero corre, pero que cuando el flujo artificial se detiene, se queda como lo que viene siendo desde hace un par de siglos: un extraño híbrido entre África y Europa, que para eso conservamos dos plazas fuertes al sur del Estrecho.

En medio de un casi total silencio, hace un par de meses se decomisionó el buque insignia de la Armada Española, el portaaeronaves Príncipe de Asturias.  No es un buque viejo, al contrario: tenía 30 años, y este tipo de navíos pueden tirar otros diez años. La razón no es otra que la falta de presupuesto: su mantenimiento costaba 30 millones de euros al año, y necesitaba una reforma de 60 millones. ¿Solución? A la chatarrería. E incluso esto da problemas.

No tiene sustituto, porque el contenedor flotante Juan Carlos I, definido pomposamente como Buque de Proyección Estratégica, puede llevar los famosos Harrier del Príncipe de Asturias, pero realmente esta diseñado para nuestro papel en la sociedad internacional: llevar galletitas maría, mantas y deja tus aviones en Rota, que nos interfieren en nuestros sistemas con su software sin actualizar.

Peor aún que perder el buque insignia, y es muy probable que España -teniendo la soberanía sobre dos archipiélagos, por citar una única razón de peso- nunca vuelva a tener un portaaeronaves, es el caso de que, a día de hoy, sólo tiene dos submarinos operativos. Sus sustitutos, que ya tenían que haber entrado en activo, acarrean serios problemas, al margen de los presupuestarios.

Se da de baja al Marsopa, se intenta prolongar la vida del Tramontana, pero la verdad es que el primero de los S-80 padece graves problemas de diseño: es un submarino con sobrepeso. Puede parecer un chiste, pero es un problema gravísimo dadas las características del buque. Si un barco no flota, se puede mantener a flote; si un submarino no flota porque pesa demasiado, se va al fondo en cuanto haga la operación de inmersión. Y un submarino que no puede ir bajo el agua (sub-marine) es una broma pesada.

Los ingenieros que han diseñado el primer submarino contemporáneo español se han equivocado en sus cálculos entre 75 y 100 toneladas, una exageración sin paliativos, aunque sea el 4% del peso del navío. Nadie ofrece explicaciones, no se conocen responsabilidades. En la base del desastre está, cómo no, el orgullo nacional.

En el programa AVE Álvarez-Cascos se empeñó en que fuese un consorcio nacional el que se llevase el contrato de las unidades móviles, adjudicando a dedo a una empresa sin experiencia en la alta velocidad ferroviaria como Talgo el diseño de cabezas tractoras a 350 km/h, cuando en ningún lugar del mundo a finales de los noventa existían.

La exigencia nunca se ha cumplido: los AVE van a 300 km/h en algunos tramos, pero esa velocidad de adjudicación a 350 km/h la han alcanzado simplemente para decir que se puede alcanzar y cumplir el contrato. En Francia sí van a 350 km/h, y se nota en las distancias y el tiempo, los factores clave de la competitivad de ese invento del siglo XIX llamado tren.

El submarino es de la misma época, más reciente, pero se ha hecho lo mismo: adjudicar el contrato en exclusiva a un consorcio español, que ha demostrado su valía y capacidad entregando un buque con sobrepeso: un submarino que se hunde. Y pensaban que lo íbamos a poder exportar. Como el AVE, que se ha vendido a Arabia Saudí gracias a Corinna y bueno, esperemos a ver que tal funciona en el desierto.

Álvarez Junco, en su elogiado libro Mater Dolorosa,  dedica un capítulo metido a calzador a Isaac Peral y las dificultades insalvables que encontró en su época para su invento, llegando a afirmar que quizás hubiesemos ganado la Guerra de Cuba (y Filipinas) de haber hecho caso al murciano y haberse dotado la Armada de entonces con el submarino.

Es una exageración, esta claro, pero el libro trata sobre el relativo fracaso colectivo que fue el siglo XIX español y el ejemplo de Isaac Peral sigue siendo válido. También su invento para explicar este extraño país donde los submarinos se hunden por su propio peso. Por lo menos, los comunistas -y Llamazares es un diputado elogiable en toda su acción política, incluyendo esto- se lo toman a guasa.
***
El horrible edificio de Calatrava en Oviedo, del que me ocupé en su momento, esta ahora entre togas y litigios. De momento, ha salido que tuvo un sobrecoste brutal. Nada menos que cinco veces más de lo presupuestado.

19 comentarios:

fjgandara dijo...

Más del Calatravo de Oviedo http://www.elcomercio.es/20130517/asturias/asturias-alerta-amarilla-nevadas-201305171307.html

Anónimo dijo...

No sé si es porque he dormido mal y no capto las ironías, o aún tengo legañas. ¿Acabo de leer al mismo que antepone el termino "gran" a Ronald Reagan alabar a Llamazares?

Si es así me alegro. El post cojonudo. Ya llevaba tiempo deseando que le metieses mano al tema y creí que lo ibas a dejar pasar...

Un saludo Sergio.

Sergio ciclismo dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Fj: he leído que también el centro comercial no va muy bien, y no solo por las goteras.

Anónimo: Llamazares hace todo lo que se podría exigir a un parlamentario, y lo suele hacer muy bien. Cuando la reforma de la Constitución-express hace dos años, fue el que hizo el mejor alegato, uno de los mejores momentos de la historia parlamentaria de esta Constitución.

A mi me parece un tío íntegro y digno, lo que en su profesión es tan escaso.

Mega.Torpe dijo...

La palabra decomisar no existe en castellano, así que decomisionar un buque suena muy mal.
Comisionar significa "Dar comisión a una o más personas para entender en algún negocio o encargo".

fjgandara dijo...

Cuando leí lo de las goteras leí también un par de artículos sobre cierres de tiendas, como es natural no había cifras oficiales, y al periodista no se le ocurrió darse un paseo para contar los locales cerrados, pero estimaban que unos 60, yo apostaría por alguno más, ya he tenido oportunidad de comprobar que estos centros comerciales no suelen tener demasiado tirón en ciudades pequeñas y medianas, sólo se adaptan bien a urbanizaciones para coches, como los PAU de Madrid.

Niandra dijo...

No tengo muy claro si el no alcanzar los 350 km/h se puede achacar a Talgo. La lentitud en poner en operación el ERTMS nível 2 o problemas con la superestructura. En su día Fomento se excusaba indicando que el balasto salía disparado a esa velocidad, pero no sé hasta qué punto era una patraña más.

Anónimo dijo...

cierto es lo del submarino que ha sido una cagada sin paliativos, pero algo hara bien nuestra industria naval militar si se han adjudicado miles de millones de euros en contratos a venezuela y australia...

Sergio ciclismo dijo...

Gracias por vuestros comentarios. MegaTorpe: la habré sacado directamente del inglés.

Niandra: vaya juego que ha dado el ERTMS, encargado a Ansaldo.

Anónimo: a Venezuela y a Australia no ha vendido precisamente submarinos; a los primeros, "patrulleras de altura"; a los segundos, modernas fragatas, que es la especialidad de la industria nacional, que ya ha vendido seis a Noruega.

Anónimo dijo...

¿Pero las locomotoras del AVE no eran Siemmens?
http://www.ferropedia.es/wiki/Renfe_Serie_103

Por otra parte, el desmantelamiento de las fuerzas armadas españolas es escandaloso. Poco a poco nos vamos a quedar con un ejército reducidísimo (tanto en la armada, como en el ejército del aire y de tierra, aunque menos en este último), lo que no ayuda nada a que España sea tenida mínimamente en cuenta en el concierto internacional.

Niandra dijo...

Los 103 de Siemens son las mejores tractoras que tiene en servicio Renfe y de hecho son los que hacen las líneas directas Madrid - Barcelona. Son las que tienen el morro en forma de pico.

Las que se refiere Sergio son los Talgo de la serie 102 (los llamados patos), que a pesar de tener dos cabezas tractoras, tienen autolimitada la velocidad a 330 km/h. El diseño es Talgo, pero el sistema de tracción es de Bombarbier. La 102 fue actualizada por la 112, que también está en servicio en Madrid - Valencia o Madrid - Barcelona (con paradas). La 112 es la que se ha vendido a los saudíes, aunque sigue con los mismos problema y la autolimitación a 330 km/h.

Lo del ERTMS es de traca. Después de abrir sólo con nivel I, que para eso somos los más avanzados del mundo, se exige a Ansaldo implantar el ERMTS II a toda prisa, sin reparar en gastos. Total, para ahorrar 8 minutos entre Madrid y Barcelona...

Anónimo dijo...

¿Pero cuál es exactamente el problema de los "patos"? Esa autolimitación a 330 km/h, ¿es por problemas de la propia locomotora o del trazado del AVE?

Anónimo dijo...

Conozco bien la labor de Llamazares y de sus compañeros de partido y celebro que alguien tan contrario al modelo económico socialista como entiendo que es usted reconozca las virtudes de quién piensa diferente.

Anónimo dijo...

Genial como siempre, Sergio. Es un placer enorme leerte, me alegro que sigas con nosotros. Gracias.

Una duda, cuando dices que la cifra del déficit apunta al 100% del PIB, yo creo que te refieres a la deuda (que está en el 87,8% y seguirá creciendo mientras haya déficit).

Y totalmente de acuerdo con lo de Llamazares, que es uno de los pocos que hay coherentes entre lo que piensan, dicen y hacen.

Saludos.
Un fiel lector.

Niandra dijo...

Hola,

La explicación oficial es que es problema de la infraestructura (vuela el balasto a más de 330 km/h) y golpea los bajos de los trenes. Lo gracioso es que parece que sólo ocurre con los "patos", y no con los Velaro de Siemens, con lo que sólo los Talgo están autolimitados.

Como decía antes, no sé si esto es una excusa o es la realidad. Creo que es más bien un problema con la aerodinámica del propio tren, pero lo digo sin tener ni idea.

Lo que no creo que ocurra a estas alturas es que se cambie el balasto por una placa de hormigón armado. El coste sería demencial y el servicio se tendría que ver sí o sí afectado por cortes, con el consiguiente desgaste político. Imagínate: las super-modernas líneas AVE necesitan renovación completa de su superestructura para poder alcanzar los 350. Me imagino que echarían la culpa a Zapatero o Magdalena Álvarez, claro.

Anónimo dijo...

Niandra,

Buf, lo del cambio del balasto por plataforma de hormigón no es viable económicamente bajo ningún concepto. Sólo en casos muy especiales como los túneles lo es ya que, aunque económicamente sea muy caro, el mantenimiento es muy inferior al del tendido normal. Las operaciones se vuelven más rápidas y sencillas, lo cual es conveniente en ese tipo de ambientes con tan poco espacio. El metro, por ejemplo, es otro de los ejemplos de tendido ferroviario con plataforma

Anónimo dijo...

Pues hace poco te leí poniendo a parir al buen escritor leonés Julio Llamazares sólo porque lo habías confundido con Gaspar.

Anónimo dijo...

No veo tan clara la ventaja competitiva de los 350 km/h frente a los 300 km/h.
Circular a 350 km/h requiere tolerancias más ajustadas que aumentan los costes en una proporción que no compensa el tiempo ahorrado.
Por ejemplo, 300 kms a 350 km/h se recorren en 51'26".

Saludos
chus

Sergio ciclismo dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Chus: ya podrían dar los bancos ese porcentaje, ¿no crees? Esa licitación salió para el AVE Madrid-Barcelona.

Los 350 km/h se pidieron para poder estar en las dos horas de trayecto, que a 300 km/h jamás se cumplirían porque la distancia ferroviaria entre la capital de España y la capital del Mediterráno es de 630 km, gracias a la puta mierda de desviar la vía por Tarragona en vez de cruzar directo por el centro de Cataluña desde Lérida.

¿Por qué bajar de las dos horas? Para (intentar) al menos competir con el avión. No se ha logrado, y es un fracaso que deja el mejor de los trayectos directos en 2 horas y pico, ahora mismo no se el pico con el maldito ERMTS, pero es bastante más.

Anónimo dijo...

Sergio,
Está claro que es un porcentaje no desdeñable, pero considerando el tiempo de ir a la estación, la espera y el tiempo en ir de la estación destino al destino final, se queda en nada.

En cuanto a la competencia del AVE con el avión en el trayecto MAD-BCN, el coste temporal del viaje al aropuerto, facturación, control de seguridad (quítese los zapatos, saque el portátil.. ), embarque, retrasos y demás, hace muy atractivo el viaje en tren. Y 16 minutos más de viaje (300 km/h vs. 350 km/h) no cambian mucho la decisión de escoger AVE o avión.


Saludos
chus