sábado, 10 de noviembre de 2012

Morirás en Barakaldo

Lugar exacto de la ejecución hipotecaria
Barakaldo es margen izquierda de Bilbao, donde antes había industria pesada y donde ahora hay pisos residenciales, otro ejemplo más del devenir de España, incluso en sus zonas menos españolas. Ayer una mujer de 53 años, que iba a ser desahuciada por no pagar su hipoteca, se suicidió tirándose del balcón de la casa que habitaba sin ser suya, justo a la altura de uno de los vestigios industriales de los antiguos altos hornos de la zona.

El suceso venía poco después de otros hechos similares a lo largo de la geografía española, especialmente destacado el de un kioskero de Granada que se había suicidado pocos días antes y en el momento de ser desahuciado por no poder afrontar una hipoteca de 240.000 euros; si, han leído bien: un pobre granaíno de la popular coplilla que, siendo kioskero, había contraído una deuda con el banco de esa cuantía.

Como este Gobierno -y también el anterior- gobierna a base de hechos luctuosos, como se ha podido comprobar tras los sucesos que llevaron a la muerte a cuatro jóvenes en una macro-party de Madrid en fechas recientes y la subsiguiente clausura y prohibición municipal de utilizar recintos públicos para estos eventos -que son los únicos en los que se puede emplear la hiperabundancia de estos edificios-, ayer el presidente de Gobierno ya anunció que intentará modificar la ley para que no se produzcan estos suicidios por desahucio.

Y eso que es registrador de la propiedad.

Todo esto es un despropósito. Dicen que hay ya 400.000 desahucios en España, y pocos me parecen por el volumen de crédito contraído para comprar ladrillo -muchas veces como segunda residencia o inversión- en los Quince Años de Despilfarro en España. Si hay 400.000 desahucios en España, hay al menos el doble de personas que sigue metiendo dinero en esa inversión llamada ladrillo, a pesar de que jamás va a ver retorno alguno de esa masiva movilización de capital hacia un bien inmueble, en muchos casos el ahorro de toda una vida: gente que paga por algo que ya no es que no valga el precio que alguna vez tuvo, es que directamente vale mucho menos.

Sin embargo, el que compró debe pagar. Para eso está la Ley Hipotecaria, con su especial consideración por el tipo de bien contratado, los plazos y la cuantía. Si no puedes pagar, se ejecuta la hipoteca, y no vale la dación en pago. No vale. Lo sabía el que compró la casa, lo sabía el banco y lo sabe el presidente del Gobierno registrador de la propiedad.

Tomemos como ejemplo el trágico suceso de Barakaldo. Según han publicado los medios, la suicida tenía 53 años y llevaba nada menos que 30 trabajando en la empresa de transportes local, actualmente en el puesto de responsable de recursos humanos. La ecuación de nuestro mercado laboral consistente en antigüedad en el puesto + relevancia del puesto arroja eso que están todos ustedes pensando: un sueldazo bajo cualquier perspectiva.

No se trata del caso de un kioskero granaíno ni de una familia de inválidos (en estos casos  es especialista el periódico 20 minutos, parece que los desahucios afectan especialmente a gente lisiada y con grados de incapacidad superiores al 66%), sino de una persona que mantenía su trabajo -y qué trabajo-, su familia y -aquí está la clave- su estatus social.

Militante y ex-edil socialista en Eibar, nadie en el barrio dice saber que estaba a punto de ser desahuciada. Difícil de creer habida cuenta que la casa llevaba en el mercado inmobiliario desde hacía un año, y más difícil de creer sabiendo lo cotillas que son los vascos -por pocos y por estar apretujados- hacia el vecino. Me da a mí que ha sido un nuevo caso de esa variante local, acendrada por décadas de conflicto político-social, de mirar hacia otro lado. ¿Que no sabían? Y un cuerno. Hasta la foto de la casa salía en Internet.

Al parecer, la familia consistente en hombre, marido e hijo de 21 años entró en la casa en 2006, y en el momento del deceso todavía debía 214.000 eurazos de hipoteca. Haciendo cuentas, la mujer suicida entró a pagar la casa con nada menos que 46 años, en pleno pico del boom inmobiliario, y seguramente para pagar una cifra altísima, por encima de los 250.000 sólo de hipoteca. Nadie informa de si tenían otra casa en propiedad -por el perfil de familia todo indica que sí-, o por qué se embarcó en el pago de otra nueva casa y de esa cuantía a esa edad.

En 2006 le quedaban 20 años de vida laboral y 250.000 euros de deuda. No parece una buena operación. Será que en 2006 alguien la encañonó a la altura de una sucursal bancaria y la obligó a suscribir una hipoteca por un bien construido al lado de un residuoo fabril, a razón de 12.000 euros al año. Ni siquiera esta me parece una cifra muy alta: si hubiese optado por el alquiler, serían algo menos de 1.000 euros al mes. Pero no, quiso ser propietaria bajo las condiciones de la Ley Hipotecaria.

Las noticias, centradas en los sensiblero y la gazmoñería más ramplona, no dicen cuando dejó de pagar la hipoteca, ni por qué dejó de hacerlo teniendo empleo, y muy bien remunerado. Tampoco por qué no optó por el alquiler. Sólo ponen fotos de sus vacaciones, seguramente en sitios más exóticos que Benidorm o Plentzia. Vacaciones pagadas a crédito, supongo.

Mientras el registrador de la propiedad de Pontevedra prepara la ley populista ad-hoc, quiero poner mi impresión del caso y su tratamiento mediático. Una persona que se suicida porque la van a desahuciar, teniendo hijos y familia sin ningún otro problema aparente, tiene un problema que va más allá de la índole económica.

La suicida de Barakaldo perpetra su acto porque es clase media que no asume su ida a menos: yo todavía no he visto ninguna noticia de ecuatoriano o rumano suicidado por la hipoteca, y bien que la sufren y en condiciones más penosas que una señora vasca con 30 años de empleo en empresa pública e incluso pasado como edil público en un municipio de más de 50.000 habitantes, no precisamente un pueblo. Ahí hay un problema mental, o de no saber afrontar la realidad.

La reacción de los medios va en el mismo camino. La suicida de Barakaldo encaja en el perfil de clase media con el que todo el mundo consumidor de medios se puede identificar, aunque dudo mucho que conozcan a una edil municipal: mediana edad, hijo ya criado, con deudas increíbles de contraer, y por cuatro paredes con ladrillo. Ahí está el drama y el éxito de esta historia. La empatía, digamos, aunque notarán que a mí no me ha afectado.

Estoy completamente seguro, y seguro que no discrepan mucho conmigo, que si el suicida hubiese sido un pobre emigrante, o siquiera un habitante de Albacete a nivel de pueblo, la noticia no hubiese tenido tanto impacto. La clase media española se suicida por no poder afrontar el pago de una hipoteca; ya, pero hay que ver qué tipo de clase media, qué tipo de hipoteca ha contraído y, especialmente, por qué no lo conocía el vecindario ni los allegados: por la vergüenza social.

El mismo mecanismo que empujó a tanta gente -y no banqueros encañonando a clientes por la calle- a adquirir propiedades que no se podían permitir, y que era el "no ser menos" que los demás, es el mismo que hace que nadie cuente sus penas con la vivienda; los inmigrantes, como no tienen problemas para contar sus penas económicas, no tienen porque pasar esa vergüenza social. Ahí está el drama personal de la ex-edil del PSOE suicida, al margen de los números de sus finanzas personales, que tampoco parecen tan diferentes de tantos otros ciudadanos que no han optado por la vía fácil del suicidio.

De hecho, creo que estoy escuchando el cuchicheo de sus vecinos durante el año en que el propietario de la casa la puso de nuevo a la venta y el trágico desenlace de esta historia. Esperen: lo estoy escuchando de verdad. Ninguno sabía nada. Seguro, seguro: la espiral del silencio, que en el contexto vasco adquiere siempre esos matices localistas y folcklóricos. 

Morirás en Barakaldo, especialmente cuando vienes de Eibar, tiene título de canción del rock radical vasco de los ochenta, que tanto vivió del desmantelamiento industrial y su mitología asociada. Sin embargo, ahora ya no hay bardos que canten esta triste historia, ni medios de comunicación ni clase política a altura de poder contar con sentido y en su contexto la historia de la ex-edil suicida con 53 años y 214.000 euros de deuda hipotecaria.
***
Coincidiendo con el Congreso del Partido Comunista Chino, El País -que está que da pena- publica esta noticia muy del gusto occidental: que viene el lobo. Si leen bien el panfleto, verán que está lleno de errores (un acorazado llega a poner), exageraciones y fantasías. Viene sin firmar, lo que demuestra un poco de vergüenza, o no se si será por la huelga. 

33 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues lo dices tal cual es. El que no pueda pagar la hipoteca, que peche con las consecuencias de su irresponsabilidad. Ya está bien de esta sociedad en la que nadie tiene nunca la culpa de nada y a la que hay que anestesiar cuando cualquier cosa sale peor de lo esperado. Se llama responsabilidad, pero ni nos gusta, ni mucho menos la asumimos.

Anónimo dijo...

Sergio, ¿de dónde sacas que si hubiese optado por el alquiler serían algo menos de 1000 euros al año? Será al mes...

Anónimo dijo...

Buenas,
Me parece curioso que gente que tanto menciona la dignidad de las personas, no considere que una persona digna debe afrontar las consecuencias de las decisiones que ha tomado libremente.
La culpa siempre de los demás.
Lo bueno es que dices esto y lo más bonito que escuchas es que eres de derechas, con lo que supone eso para todos esos que se creen de izquierdas.
Un saludo,

Iñaki

FOO dijo...

Las deudas se pagan por el buen funcionamiento de la sociedad. Cuando hay cantidad de pisos vacíos, que no se van a vender y cada día más gente desauciada, la sociedad tiene un problema, y el cumplir las leyes vigentes sin plantear alternativas no lo va a solucionar.
También las entidades bancarias y sus accionistas han de asumir que no van a recuperar el dinero del negocio inmobiliario, pues ellos también fueron responsables - irresponsables - de aceptar tales hipotecas con tanto riesgo, que ahora no pueden ser pagadas, y siguen teniendo en su balanza activos immobiliarios que no van a vender de ninguna manera, con la consequencia de estrangular al estado para sanar estas pérdidas rescate mediante.

Sergio ciclismo dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Anónimo: no se si he alcanzado a decirlo tal cual es, pero desde luego creo que mejor que el enfoque general en los medios.

Anónimo: un error, lo corrijo ahora.

Iñaki: a mí a lo largo de la vida me han llamado facha y comunista indistintamente, por lo general gente que tenía muy marcada su ideología. Lo que más les descoloca es no poder catalogarte en categorías clásicas como aborto, igualdad, derechos, etc, y no te digo ya si dices ideas que jamás han oído ni planteado.

Foo: pues tienes razón, pero firmaron un compromiso. Seguro que en su momento más de un desahuciado dijo aquello de "alquilar es tirar el dinero".

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón del mundo. La opinión pública ha utilizado este caso al tratarse de una persona de clase media, o incluso de clase media-alta, de acuerdo a su supuesto nivel de ingresos.

Sin embargo, es de vergüenza comprobar como ningún medio se ha hecho eco de las circunstancias particulares de este caso, que hacen que éste no sea un caso ejemplo de nada.

Si ambos miembros de la pareja trabajaban, llevaban 30 años de trabajo (lo normal es que después de 30 años se tengan ciertos ahorros ya sea en forma liquida o en alguna propiedad) y el precio del dinero está a mínimos históricos (similares cuotas a las de 2006, por ejemplo ), es dificil de imaginar las causas de los impagos al banco. Aún incluso considerando una reducción del sueldo del 10%-15% de un salario público.

Sólo una pésima gestión puede deparar una circunstancia similar, con lo que este caso no puede servir de ejemplo de nada.

Ya me gustaría conocer las razones que mueven a la opinion publicada para "explotar" un caso como este de la noche a la mañana.




Niandra dijo...

Lo gracioso es que de acuerdo a las estadísticas oficiales (últimos datos de 2010), el número de suicidios ha descendido desde la aparición de la crisis. Sin embargo los medios, con su visión mojigata habitual, hacen de esto un problema.

Un ejemplo es este artículo de Rebelión.org, donde en el mismo se indica que no se observa un aumento de suicidios desde el principio de la crisis (en realidad es la cifra más baja desde 1993), acaba concluyendo que hay una "epidemia de suicidios"

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=155439

En todo caso, el gobierno tiene responsabilidad en que el incremento de las ejecuciones hipotecarias y los desahucios no se conviertan en un problema social. Medidas como aumentar el valor mínimo por el que se puede subastar un inmueble ejecutado (ahora mismo es el 50% del valor de tasación, y la diferencia es la que queda en los hombros del hipotecado), permitir la renegociación de los términos de las hipotecas (incluso favoreciendo la dación en pago en casos de riesgo de exclusión social o favorecerla de algún modo).

De todos modos, está claro, un compromiso es un compromiso. Muchísimas personas firmaron una hipoteca pensando que era su camino a la riqueza sin considerar los riesgos reales de tomar esa decisión. La presión social existía ("el alquiler es tirar el dinero"), pero también el cerebro. La hipoteca es una pesa en el cuello que mes a mes te obliga a hacer un desembolso constante durante un periodo de tiempo tenebrosamente largo (por dios, 30 ó 40 años!!) y de la cual no hay un camino de salida en caso de problemas (sí, claro, el típico "pues vendo el piso"; ajá).

A mí no me dan demasiada pena los desahuciados, la verdad. Al fin y al cabo ellos pudieron decidir. Muchas otras personas/colectivos se ven/nos vemos abocados a circunstancias muy duras por factores que no alcanzan nuestro control.

En general, los hipotecados hacían dicho negocio como una inversión, poniendo en un lado de la balanza casi todo el trabajo de su vida, mientras que en el otro había un espacio de cuatro paredes sujeto a los caprichos del mercado. Bad business de toda la vida.

Anónimo dijo...

Aunque estoy de acuerdo en líneas generales, hay un par de cosas que quisiera apuntar:

* La legislación española del alquiler de viviendas es un desastre que ahuyenta a los propietarios con vivienda vacía a ponerla en alquiler. Eso encarece los alquileres de las que sí se ofrecen.

* En muchos casos una vivienda "tipo" tiene una hipoteca mensual de unos 1000 euros, en contraste con un alquiler de poco más o menos la misma cantidad. La teoría del alquiler más barato que la hipoteca no se cumple en muchas zonas, lo único que cambia es que en el alquiler el compromiso es por un par de años y en la hipoteca para treinta, pero la mensualidad es muy similar. Esto desincentiva el alquiler, pues "para pagar prácticamente lo mismo al mes" la gente decía aquello de "por lo menos que esté a mi nombre" (aunque el propietario de facto siguiera siendo el banco).

* El mercado laboral español y su legislación no tienen como característica fundamental la incentivación de la movilidad geográfica (concepto maldito para los sindicatos y los convenios). En general la gente quiere quedarse en su ciudad (o al menos comunidad autónoma), y eso prioriza la compra sobre el aquiler al no existir la sensación de que en unos años habrá que mudarse a una ciudad a 600 km (o más), no digo ya nada de mudarse a otro país de la UE (ay, ese mercado común desaprovechado).

* Ha habido entidades bancarias que han ofrecido hipotecas a quienes no debían. Hicieron una apuesta/inversión, salió mal (la gente no lo puede pagar) y cuando sus balances se han puesto en rojo ahí ha ido papá Estado a rescatarlos con cargo al contribuyente ("en condiciones extremadamente favorables", en neolengua guindoniana). Si se dice al ciudadano que cuando se mete en una hipoteca puede perderlo todo (que es lo lógico, por cierto), no veo por qué no deben quebrar los bancos mal gestionados. Por cierto, esto es también injusto para los bancos que sí han sido bien gestionados (y para sus accionistas), que siguen teniendo que competir contra bancos que hace tiempo debieron haber quebrado.

Sergio ciclismo dijo...

Gracias por vuestros comentarios. A modo general, decir que estoy sorprendido por los comentarios, me imaginaba que me iban a llover los insultos por el tema y el tratamiento que he hecho.

Anónimo: ecoliquà. Me gustaría que algún periodista investigase el tren de vida del matrimonio con ejecución hipotecaria (el marido no sabía nada del asunto) y si lo habían reducido desde que recibieron la primera comunicación de ejecución hipotecaria hace más de un año. No pasará. Insisto en que la presión social del "lo que dirán los vecinos" tiene un papel fundamental.

Niandra: ¡rebelion.org! ¡Arrrrrrrghhhhhh! Muy de acuerdo en todo lo demás, y muy bien expuesto.

Sergio ciclismo dijo...

Anónimo: tu comentario ha entrado cuando estaba respondiendo, paso a contestar.

1)Más lo auyenta las historias de comedores de niños y follaviejas que circulan sobre el alquiler. Si tienes un bien valorado en 200.000 euros, y puedes sacarle 8.000 euros al año en un contexto conservador, ¿vas a seguir con el cerrado y pagando IBI, comunidad y demás? Mal negocio. Alquilar siempre renta: a la sociedad, al propietario y al arredendor. Lo que habría que hacer es penalizar la posesión de pisos vacíos.

2) De acuerdo, pero 30 años es un plazo larguísimo como para vislumbrar el futuro, y más con tipos variables de Euribor. Mejor alquiler hasta poder afrontar el pago de al menos el 50% de la casa en propiedad, y no entrar a comprar una casa en propiedad con crédito hipotecario del 80% o el 100%.

3) De acuerdo, y añadiendo el mecanismo perverso de viviendas sociales para jóvenes de veintipocos, que así jamás moverán el culo de su terruño.

4) De acuerdo, pero salvando a los bancos están salvando a los ciudadanos, porque la casa que creen suya realmente no lo es.

Niandra dijo...

Jaja, sabía que lo de Rebelion.org te iba a tocar la moral.

Podía haber buscado cualquier otro artículo de un medio generalista, pero ese mismo me valía.

La tesis de la Plataforma Anti-Desahucios y similares es que la crisis económica ha generado una debacle social de la que está surgiendo una ola de suicidios demencial. Esto es mentira, no hay relación causa efecto entre crisis económica, desahucios y suicidios. Existen aproximadamente o menos suicidios que en tiempos de bonanza.

A ver, yo lo entiendo, porque una vez que has firmado la hipoteca yo preferiría electrocutarme con la plancha. Siendo así, el argumento real es que la crisis económica hace que los suicidios decrezcan en España debido a la mejor salud mental media de los ciudadanos, liberados del peso de tener que firmar una hipoteca para ser "alguien".

Y por cierto, ¿no está en el código deontológico de los periodistas o en los manuales de estilo el no informar de suicidios para evitar el "efecto contagio"?

No sé si hay algún estudio estadístico basado en las notas de suicidio o diagnósticos psiquiátricos/psicológicos de las víctimas para saber por qué razones se suicida más la gente. Molaría.

Anónimo dijo...

El desgraciado suceso de Barakaldo no es el típico suceso de desahucio. Ella era jefa de recursos humanos de Bizkaibus y él también trabaja, por lo que entraba mucho dinero en esa casa. El problema no es que no pudiesen pagar su casa, sino que eran avalistas de un familiar. Se dice que esta señora avaló a un hermano con la oposición y el desconocimiento de su marido. En poco tiempo a ella se le han muerto dos hermanos, uno víctima de fuertes depresiones y ella también ha pasado mucho tiempo de baja por depresion. La cuestión es que algún hermano (no se sabe si este hermano puede ser alguno de los hermanos que fallecieron) no hizo frente a la hipoteca y le embargaron el piso a esta señora y su marido, se lo subastaron, se lo adjudicó el banco, mientras esta señora ocultó toda la tramitación judicial a su marido hasta que llegó el momento del desalojo. El marrón era tan grande que se tiró por la ventana.
DEP.

barakaldes dijo...

Comparto gran parte de tus opiniones, pero he de decirte que este artículo se cae por si solo, ya que la señora iba a ser desahuciado en concepto de avalista de su hermano. Hermano que ya fue desahuciado. La casa estaba solo a nombre de ella. El marido nunca supo ni del desahucio de su hermano político ni del suyo propio/el de su mujer

jefe dijo...

Iñaki y Sergio: me siento plenamente identificado con lo que decís. Es muy típico de ese tipo de gente intentar catalogar al resto y, si no pueden, dicen que "estás hecho un lío" o, más castizamente, "no tienes ni puta idea". A mí este caso me recuerda a una situación mítica: las parejas que "disfrutan de la noche", se ponen hasta el culo de todo y se van a un parque solitario a poner en práctica eso del carpe diem, con el plausible resultado de un polluelo, y se van a abortar porque "no me voy a joder la vida por una borrachera". Como si fueran José Tojeiro: me metieron droja en el colacao.

Ya lo dejas caer en el artículo pero incluso a mí la deuda no me parece nada fuera del otro mundo respecto a una hipoteca tipo. Si no puede pagar ese dinero una pareja con trabajo y buenos sueldos (en la práctica, funcionarios) es porque lo han dilapidado, con lo cual la irresponsabilidad es doble. Por cierto, bonito legado póstumo le ha dejado a su hijo, todavía con la personalidad por formar (por mucho que digan, a los 21 años sigues siendo un piltrafilla): cuando tengas algún problema, ríndete.

Eso del alquiler como máquina de quemar dinero lo vivo de cerca en mi casa. Mis padres son unos fervientes convencidos de la casa en propiedad, pero claro, ellos son funcionarios y, por tanto, tienen mentalidad y condiciones particulares de funcionario. ¿Quién en su sano juicio puede saber dónde va a dar con sus huesos pasados 30 años?

Todo este tema de los desahucios tiene el mismo tufillo que las protestas contra la crisis. Todas esas familias que se están quedando sin casa con un sueldo global de 1800 euros con una hipoteca de 1000 y dos hijos al cargo han comprado papeletas para que esto suceda. Y eso por no hablar del coche nuevo que se hayan comprado, seguramente también a plazos, o de las vacaciones a la playa de Gandía. Entiendo que es una putada muy gorda quedarse sin techo, pero es una autoputada, y siempre se puede acudir a familiares o a Cáritas.

Y los que han pagado su hipoteca, ¿no tienen derecho a reclamar el dinero que ya han pagado?

Sergio ciclismo dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Niandra: es una larga historia, desde el famoso estudio de Durkheim. En las dictaduras está prohibido publicar noticias de suicidio porque implican que no todo el mundo está feliz; parece que en las democracias también, pero lo camuflan con lo del efecto contagio. Hoy por hoy, y tras la caída de los accidentes de tráfico, el suicidio es la principal causa de muerte en varias franjas de población.

Anónimos: ¿donde puedo ver eso del familiar? En los medios que he leído no he visto ninguna referencia de que era avalista.

Jefe: en cuanto al legado póstumo, como ya indico en el post, la suicida probablemente tenía algún trastorno mental que favoreció la toma de decisiones...

Tu última pregunta es tema de otro post: ayer hemos asistido a un proceso express de demolición del estado de derecho, y todo con la excusa de los desahucios.

Anónimo dijo...

¿Y qué me decís del último desbarre de EL PAÍS?

http://politica.elpais.com/politica/2012/11/11/actualidad/1352670542_545857.html

Ahora resulta que la pobre gente concertó créditos hipotecarios a punta de pistola...

jefe dijo...

Anónimo: ya te digo. El otro día también publicaron un artículo vergonzoso, ilustrado con dos abuelitos, que titulaban "La justicia es sólo para los ricos". Se están volviendo quincemeros a pasos agigantados y además dan cabida a blogs lamentables y bochornosos como el de José María Izquierdo "El ojo izquierdo".

Nada, que viva el populismo http://politica.elpais.com/politica/2012/11/12/actualidad/1352754626_759057.html

Sergio ciclismo dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Anónimo: es una pena el titular, porque el artículo está muy bien, como casi todo lo que escribe De Barrón. Otra cosa es el fondo de la cuestión, pero el artículo está muy bien.

Jefe: hombre, es que Izquierdo...ahora lo tienen de insultador profesional en La Ventana de Francino, trabaja más ahora de vejestorio que cuando tenía algo de garra.

Por cierto, uno de los lemas de la huelga de mañana es "Contra la austeridad": vaya país.

Anónimo dijo...

Sergio siempre haces mucho hincapié en la responsabilidad de aquella persona que se mete en una hipoteca que no puede pagar, hasta ahí perfecto. Pero en todos los posts que he leído tuyos sobre este tema, no he leído ni una sóla línea de la responsabilidad de los bancos por conceder hipotecas a un número ingente de personas aún a sabiendas que a poco que vinieran mal dadas no iban a pagar. ¿Dónde queda la responsabilidad de los departamentos de riesgo o de aquellas personas que decidieron que la política comercial de los bancos era la barra libre de hipotecas?. Tampoco dedicas una sóla línea a todas las consecuencias que está teniendo esto para el estado en forma de rescates y de inyección de pasta pública y por consiguiente a todos los Españoles. Según tú la culpa es que "todos" somos unos inconscientes ok, ¿incluido los gestores de muchos bancos y cajas de ahorros, no? ¿alguno de ellos está pagando por lo que han hecho?



Fernando dijo...

Sergio, tengo la sensación de que en todo este asunto de la locura inmobiliaria, hipotecas, desahucios... a todos se nos olvida un colectivo muy importante y al que también habría que exigirle alguna aclaración sobre su actuación en estos años: el Notariado; ¿alguien conoce algúna notaría en la que el titular de la misma explicase al comprador: "mire usted, ganando sólo 100 y con un contrato temporal se va a meter en un lío si decide comprar ese piso por 200000 con una hipoteca por los próximos 30 años"? en la Facultad recuerdo estudiar aquello del Notario como una figura especializada que se dedica a asesorar previamente y no simplemente a poner la firma; y cuando estás en la sala de espera de la Notaría y miras las revistas corporativas éstas están repletas de artículos sobre la "función tuitiva del Notario... el Notario y la protección de los contratantes..." para que luego el señor Notario se levante al momento posterior a la firma a fin de no ver cómo los contratantes ponen la guinda monetaria no escrita a la operación. Se comenta que con la crisis algunas Notarías pueden entrar en concurso, qué lástima. Cuando estábamos en lo alto de la ola las Notarías no se quejaban.
Felicidades por tus artículos; no coincido siempre con tus ideas (lo contrario sería muy aburrido); es un placer leerte.

Anónimo dijo...

Si bien puede ser cierto mucho de lo que dices me gustaría hacer una una puntualización. Si al traficante de drogas se le condena por vender algo "perjudicial", ¿porque un banco que no hace bien su trabajo, el de evaluar las posibilidades de pago del deudor, y el de tasar con realismo una casa, cosa que a todas luces no se hacía, se debe ir de rositas? A mi parecer si el mercado de inmobiliario de EEUU y su problema con las subprime se ha solucionado rápido es precisamente por la dación en pago, la cual fuerza al banco a ser más prudente, a dejar de lado la idea de ganar el maximo de dinero y a dar el prestamo por un valor que en caso de impago pueda recuperar, ¿no se habría atenuado considerablemente la burbuja inmobiliaria de esta manera?
Si bien la crisis también ha sido debida a otros motivos me gustaría una contestación a este razonado argumento.
Gracias y enhorabuena por ambos blogs.

jefe dijo...

Obviamente, cuando se firma un contrato hay dos firmas, y en este tipo de casos dos culpables. La responsabilidad de los bancos está clara pero se tiende a olvidar la otra parte firmante, que tiene la misma culpa, pero para los medios parece que hay un demonio y un ángel. Por otro lado, una vez hecha la dación en pago, ¿qué hacemos? Quiero decir, y a ver si alguien que esté más puesto que yo en este tema me lo puede aclarar, la dación soluciona el tema de la deuda pero el inquilino se queda sin casa igualmente. En realidad, no sería más que un contrato de alquiler, porque el deudor dejaría de pagar en un momento determinado y sanseacabó. Eso sí, el problema de quedarse sin casa aún está presente, que es lo que en realidad importa a los de Stop Desahucios y esa cuadra, ¿o no?

Lo gracioso es que la dación se entiende como que se paga la deuda con el inmueble, con lo cual parte de un supuesto completamente falso: que la casa es del inquilino en el momento de firmar la hipoteca. ¿Cómo puedes pagar una deuda con una propiedad que no es tuya? No se si me he liado por el camino, a ver si alguien me lo puede aclarar.

Sergio ciclismo dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Anónimo: penalmente no, laboralmente sí. He insisto en mi argumento que el que pone la iniciativa es el ciudadano que suscribe la hipoteca.

Yo cuando entro en un banco se que me van a intentar estafar o, si prefieres la versión más educada, intentar colar un producto bancario, como lo llaman ellos. He rechazado créditos, planes de pensiones y todo el catálogo de productos imaginables, y siempre con el mismo argumento: "No"

Fernando: pfffffffffffff...los notarios...3.000 en toda España. En la Operación Ballena Blanca llegaron a imputar a más de diez, socios necesarios en toda la operación de lavado de dinero con inmuebles. Ante el escándalo, la asociación de notarios amenazó con huelga....y ¡tachán!, ya no hay ningún notario en el ajo.

No se si me explico.

Anónimo: pues tienes razón, ya me gustaría explicarme con detenimiento. En la base de esta crisis, La Crisis de Nuestra Vida, está la alegre concesión de hipotecas a clases depauperadas de EE.UU -decenas de millones- a través de instituciones públicas llamadas Fanny Mae y Freddy Mac. Después vinieron los bancos malísimos, pero la base es esa, y con esa ideología.

El problema de las subprime en EE.UU no se ha solucionado todavía: está diluido en el fiscal cliff. Y bueno, en el futuro de las siguientes generaciones.

A mí la dación en pago no me gusta nada, prefiero la piqueta y la bola de demoloción, otra solución que en EE.UU aplican bastante y que aquí no se cita tanto.

Anónimo dijo...

Dación en pago. O sea. Compro al precio que sea. Da igual. Si todo va bien y sube puedo ganar una morterada. Pero si las cosas se ponen feas y baja le doy las llaves al banco y me voy como si no hubiera pasado nada. Estupendo.

Es obvio que la dación en pago supone un importante aumento de riesgo para los bancos quienes, al no tener garantizada su inversión, sin duda endurecerían las condiciones para firmar una hipoteca.

Si ahora mismo ya está chungo conseguir una... con la dación en pago nos olvidamos de hipotecas a sueldos por debajo de 3.000 euros. Pasariamos del Euribor +1 o 2 al Euribor +5 o 6 y nada del 80% sobre el valor de tasación, que por supuesto sería calculado muy a la baja.

Con la dación en pago muchos de los que con el actual sistema pueden acceder a una hipoteca sin hacer ninguna locura (más o menos el 30% de sus ingresos mensuales con un empleo más o menos seguro) no podrían ni soñar con que se la concedieran. Pagarían justos por pecadores.

Por otra parte, el banco presta dinero y dinero es lo que nos hemos comprometido a devolverle. La propiedad es del hipotecado y puede hacer con ella lo que le venga en gana. Mientras siga cumpliendo su compromiso mensual... como si quiere regalarla a Cáritas. Así que no estoy de acuerdo con lo de que hasta que acabes de pagarlo el piso es del banco. El hipotecado tiene en propiedad una vivienda... y una hermosa deuda con el banco durante los próximos 30 años.

Hay algo que no acabo de entender ¿Porqué cuando las cosas se ponen feas no venden ellos mismos el piso sin esperar a que el banco lo subaste por cuatro duros? Por mal que vendan seguro que sacan más pasta y, despues de amortizar, la deuda resultante sería menor.

karajin

culogrodo dijo...

Sergio, enhorabuena por este artículo, valiente y bien explicado. Encima hay un testimonio, seguro que de alguno de esos que salen en el vídeo, que parece darte la razón. Ya lo dices tú, la ley del silencio. Menos mal que está internet.
Quería aportar a tu argumento un dato que es importante y que sigue la línea de FOO. Es clara la responsabilidad de cada hipotecado pero debería aclararse la de los bancos que han sido rescatados con los impuestos de los hipotecados, si se nacionalizan sus pérdidas hay que nacionalizar también sus bienes, esos pisos que recuperan. Hay que regular eso, si se rescata a un banco, el pueblo es accionista y quiere que los beneficios se le devuelvan ¿cómo? frenando los desahucios.

jefe dijo...

Karajin: muchas gracias por explicar, y en mi caso aclarar muchísimo, lo de la dación. Hombre, más bien el hipotecado puede hacer uso del inmueble mientras va pagando su deuda. A partir de ahí por supuesto que puede hacer lo que le venga en gana con él, pero si existe una posibilidad de que dejes de poder disfrutar de un bien al no cumplir determinadas condiciones es que, sencilla y llanamente, no es de tu propiedad hasta que las cumplas. En relación a la pregunta que haces, hace algún tiempo sacaron el caso de una pareja, me parece que era en Cataluña, que subastaba su casa por números comprados a 70 euros...

Jordi dijo...

Creo que llevas razón en lo que dices, pero, siempre hay un pero...
Estrictamente todo lo afirmado es correcto y comparto que nadie fue encañonado. El tema es que estamos tratando con personas, no con piedras. Personas que toman decisiones equivocadas, es cierto, pero personas.
Mi opinión y propuestas, entre otras aunque todas ellas insuficientes:
- Adelante con TODOS los desahucios.
- Quitas y esperas para insolventes, propias de un proceso concursal.
- Personas desahuciadas sin vivienda. Para eso está la vivienda pública.
- Pisos vacíos. Expropiación por incumplimiento de la función social de la propiedad y exención IBI para viviendas alquiladas.
- Respecto las excajas (ahora bancos), dejar caer a todas y garantizar los depósitos hasta el límite legal.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Viendo un programa de debate político de estos que abundan hoy en día he visto a una de estas periodistas peperas totalmente fanáticas y sectarias que son ajenas a la capacidad de raciocinio. Y me ha llamado la atención porque hay varias de ellas, y con una apariencia similar. Todas rubias, con el pelo largo, de mediana edad, etc. Ya sabéis, Mayte Alcaraz, Isabel San Sebastián (a la que podríamos abreviar como Isabel SS, que dice más sobre su personalidad), otra que se le parece cuyo nombre no recuerdo y que también salió en Telemadrid, que es todo un semillero... ¿Tienen un molde en Génova?

Y he recordado la teoría que surgió en el blog de ciclismo a raíz del asunto de Anna Tarrés sobre las catalanas chifladas (Mercedes Milá, Coixet, Pilar Rahola -añadida por un lector con el que estoy completamente de acuerdo-, etc.) y considero que esto puede ser una ramificación y que podemos considerar otro grupo de chifladas de procedencia geográfica más diversa pero con Madrid como zona de actuación.

En fin, ¿qué opinas Sergio?, aparte de que debo dejar de ver estos debates...

Anónimo dijo...

Leña a diestro y siniestro. No esperamos otra cosa en este blog señores. En fin, verdades como puños. Pero que no se te escape el guante de seda por favor. Cierto que la interpretación panfletaria que hace la prensa de este particular suicidio merece la estopa que das, pero al igual que ellos no conoces todos los datos, por lo que las generalizaciones y tomar la parte por el todo no me parece completamente adecuado para ejecutar tu ataque a la mentalidad pequeño-burguesa de este país, común denominador en el fondo tanto de los pseudoprogres como de los lacayos filofranquistas. Que luego me hablen de las dos Españas...
Es lamentable el hecho de que el trigger para hacer del asunto un tema de alcance nacional haya sido un hecho cuya motivación puede que haya sido en un 90% una desastrosa (que no inocente) coincidencia aderezada de agravantes genéticos, como ha dejado entrever otro lector.
Aquí hay que pagar por caja, si no esto es un cachondeo. Pero cuando hay tanto cajero estafador, normal que haya resquemor. Situación loose-loose my friends. El marrón de la olla expréss actual a ver quién es el guapo que la arrgla. El que levante la Economía con hechos y no con palabrerías, claro...
Gracias por el post

Ekimov

Anónimo dijo...

Que cada palo aguante su vela. La dación en pago es una gracia inmerecida pues el que comete la tontería debe recibir el justo castigo. En este caso la tontería es comprar una vivienda de lujo (sólo por el precio) sin disponer del suficiente ahorro (un mínimo del 50% lo considero prudente).
Luego nos quejamos que a los trabajadores nos recortan derechos, es que la sociedad del despilfarro tiene su precio y alguien lo tiene que pagar.

pablosales dijo...

Pues ojito con comprar inmuebles a los bancos porque apesta a estafa. Aquí un caso de Sabadell + Solvia

http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/365324-inmobiliaria-solvia-de-banco-sabadell-trampa.html

En este país no aprendemos...

Anónimo dijo...

"Hay algo que no acabo de entender ¿Porqué cuando las cosas se ponen feas no venden ellos mismos el piso sin esperar a que el banco lo subaste por cuatro duros? Por mal que vendan seguro que sacan más pasta y, despues de amortizar, la deuda resultante sería menor.

karajin"

Te pongo un ejemplo real: Deuda de 130.000 euros por un piso similar a los que en idealista salen por 70.000 euros en su zona. ¿Como va a vender un piso por menos que lo que tiene que cancelar de hipoteca?. Por lo tanto, si no puede cancelar la hipoteca no puede vender el piso.

Anónimo dijo...

Hoy el presidente de la Patronal de la Banca ha hecho unas declaraciones muy polémicas. Sin embargo, además de dejar la perla de que hay que construir más y hacer más hipotecas, ha comentado un aspecto en el que lleva la razón.

En el supuesto imposible de que se aprobase la dación en pago y en el más imposible aún de que se hiciese con carácter retroactivo, habría que verificar la influencia en el rescate bancario y en las necesidades de capitalización de los bancos/cajas.

Habría que rehacer las pruebas de estrés realizadas en septiembre por Oliver Wyman y Ronald Berger para verificar el efecto de la dación en pago.

Aquí se dice mucho la bobada de que el Español lo último que hace es dejar de pagar la hipoteca. Pues bien, imaginemos un escenario con dación en pago retroactiva y un mercado de la vivienda con un 40%-50% de descuento con respecto al pico de precios en 2006-2007. ¿Quién iba a ser el tonto que, habiendo firmado una hipoteca en 2004-2009, no entregase su vivienda al banco alegremente?

Incluso podría darse el caso de que la dación interesase a aquellos hipotecados en 1999 ó 2000. No hay que olvidar que durante los primeros años de la hipoteca se suele pagar el interés, no el principal. Entonces, en función de esta posibilidad, ¿dónde situamos el porcentaje de mora de bancos y cajas en la "spreadsheet" que evalúa su solvencia? ¿Sacamos el dedo y según sople el aire?

Así que, la dación en pago NO ES UNA OPCIÓN, basta ya de dar guerra con la dación en pago, al menos con caracter retroactivo.

En el supuesto de incluir la dación en pago en las nuevas hipotecas el efecto sería como el descrito por Karajín. Y tal vez esa restricción de crédito no sea tan mala vistos los efectos de la borrachera de crédito de los últimos años. Que quien pueda pagar verdaderamente una hipoteca la tenga y quien no pueda no pueda acceder. Ahora bien, en épocas de crecimiento esto va a perjudicar a los mismo que ahora perjudica la no dación en pago.


Respecto al anónimo que dejo esta perla:

"Pisos vacíos. Expropiación por incumplimiento de la función social de la propiedad y exención IBI para viviendas alquiladas."

1- En teoría el comunismo funciona, en la práctica se ha demostrado que no. Si Vd. es partidario de tales políticas le recomendaría estudiar las condiciones en las que le pueden dar un permiso de residencia en alguno de los siguientes países (Corea del Norte o Cuba). Ni siquiera creo que le valgan China o Albania, por ejemplo. Igual se comprándose Vd. una propiedad por la módica cantidad de 160k€...

2- La vivienda, ¿es una función social?. Puede que un piso de 30m2 lo sea, lo demás ya no lo es. Vd. está en contra de 5000 años de historia escrita de la humanidad. Así de golpe.