sábado, 3 de diciembre de 2016

Nadia conoce a nadie

Jayson Blair es un periodista del New York Times que ha pasado a la historia porque se inventaba la noticias. No era el primero, ni fue el último, pero su caso es significativo porque la dirección del periódico más famoso del mundo lo había promocionado por ser negro, en un intento de querer quitarse la imagen de periódico de blancos para blancos. No se sabe si en su vano intento de curarse en imagen también se incluía saltarse los controles internos sobre la credibilidad de noticias, que en el caso del afroamericano Blair contempló viajes inventados, crónicas copiadas de agencias, y confesiones que nunca ocurrieron.

El Mundo es un periódico en las antípodas del New York Times. La mentira es su leiv motiv desde su fundación, muchas veces planificada en forma de campañas que duran meses, con titulares imposibles de comprender si el día anterior no has leído el serial en el que están ocupados. Es un periódico que fomenta, ampara y respalda la mentira, como en el reciente caso de la información falsa sobre Trías, el por entonces alcalde Barcelona, y que era un cortapega de un informe policial de esos sin autorización judicial, lo que en la SER llegaron a llamar "policía política", hasta darse cuenta que ellos también se nutren de la misma fuente, con Ana Terradillos de altavoz.

Es imposible que un periódico así tenga ningún tipo de control interno, y menos con un periodista estrella como Pedro Simón, especializado en pobreza y en miserias del ser humano, y armado con un estilo entre amarillo y vómito, con toda una amplia gama de colores intermedios entre esas dos tonalidades. Adelante con lo que tengas, Pedro, al fin y al cabo galardonado con el Ortega y Gasset -el premio Lenin del periodismo español, y con la misma credibilidad- y por otros galardones de la APM, siempre atenta al talento de sus afiliados, más imaginado que real.

Con periodicidad intensa, el periodista Simón publica en El Mundo y en organizaciones filiales sus artículos, y el domingo pasado no fue una excepción, anunciado con estos términos dignos de ¡Pronto! o El Caso:

El artículo contiene una menor perfectamente identificable -el pixelado de caras se deja para los hijos de celebrities- incluso con su domicilio y nombre, y que es usada sin ningún tapujo para obtener dinero. Como la causa es de la consideradas nobles -si un rumano usa a su hija enferma para mendigar en el Metro, le secuestran a la hija y lo meten en la cárcel- y como el escriba era Pedro Simón, a nadie le extrañó, al contrario.

El peligro de las redes sociales para los inventores de historias
El artículo recibió apoyos explícitos de ese tipo de periodistas que viven de lo mismo, incluso del realizador de vídeo Jordi Evolé o de la viperina Ana Pastor. Todos con la niña afectada por un síndrome genético, y demostrando no tener ni idea de conceptos básicos de la medicina o el sentido común, y mucho menos del periodismo, un oficio en el que son grotescos personajes, más preocupados de construir su imagen-marca personal -y a fe que lo han logrado- que de honrar la profesión siquiera haciendo bien el trabajo para el que no están capacitados.

Resulta que una lectura ni siquiera atenta de la pieza del periodista Simón ya daba para sospechar. Padre con supuesto cáncer de páncreas desde hace tres años -un cáncer de páncreas no te da ese plazo-, una niña con una enfermedad con solo 36 casos documentados en el mundo, "se llevó a la niña a Afganistán en mitad de la guerra -bajo las bombas y las balas- para convencer al especialista que le faltaba" (con un vuelo chárter, me imagino), uno operación que pone "el cerebro a cero" -debe ser familiar entre el gremio periodista- y más detalles realmente repulsivos, porque buscan conmover con los mismos ejemplos que encontrariais en un panfleto de una secta.

A los pocos días un medio sin relevancia (Hipertextual, y también el risible Malaprensa) indicó que la historia de Pedro Simón, porque es la historia de Pedro Simón y no de la menor afectada, tenía grandes lagunas.  La respuesta del periodista estrella, a punto de ser estrellado, fue tan repugnante que merece destacarse con la debida atención, empezando por el título, un Olor a cadáver premonitorio:


En un país en el que todo el mundo es seleccionador nacional de fútbol, analista político, profesor de autoescuela, pedagogo, enólogo y hasta juez de la Audiencia Nacional; que el periodismo sea una de las profesiones diarias de 46 millones de españoles que trabajan en otra cosa es lo normal. Nadie se atreve a decirle al cirujano cómo seccionar un órgano; todo el mundo se atreve a decirle al periodista por dónde titular.
El quehacer del viejo oficio, las cuatro o cinco normas eternas de la profesión, los códigos sagrados del tinglado; todo, digo, está siendo pasado por la parrilla del revisionismo tuitero. Como si fuera una venganza ancestral y ya hubiese llegado la hora de ponernos en nuestro sitio. Que debe de ser la calle.
Ninguna profesión se ha devaluado tanto en la última década como la periodística.
Habla de "códigos sagrados" de la profesión, cuando vive desde hace años de explotar la miseria. De niños incluso, al margen de este caso concreto. Pero el problema, como para tantos de sus compañeros, es el "revisionismo tuitero", esto es: que le contradigan. Que le digan que su periódico y él mismo son una vergüenza. Que es un gran artífice de la devaluación de la profesión que señala. Será que no es un "código sagrado" comprobar las tonterías que puede llegar a decir un padre enajenado, pero no tanto como para seguir sableando pasta aprovechando la lastimosa condición de su hija. Código sagrado, el que me sale del nabo. Como siempre en El Mundo.

Esa fue la respuesta que dio, a mitad de semana, Pedro Simón. Sin embargo, hace un par de días El País se sumó al "revisionismo tuitero". No es ninguna tontería, porque los culpables de este historia ya habían desdeñado con esa respuesta la información de Hipertextual y Malaprensa, que para eso son minoritarios. Que un periódico como El País se sume a una ofensiva contra El Mundo es lo que ha revitalizado el caso, que ahora ya estaría olvidado porque precisamente hoy Simón publica un artículo sobre un adicto al crack. Mierda sobre mierda para tapar mierda, la estrategia de siempre de su medio.

Ha sido algo inesperado, porque en un espíritu gremial mal entendido, los ataques entre ambas cabeceras son escasos, algo que jamás he entendido dado que El Mundo desprestigia a todo el gremio.  Ellos sabrán, y a la vista están los resultados para todos. El movimiento ha descolocado a muchos, incluyendo a ese madrileñita odioso llamado Iñako Díaz-Guerra, un balón de fútbol dotado de brazos y piernas a modo de cuerpo, y que opera en las redes sociales como albacea de Pedro Simón, refractario al mundo contemporáneo:

O sea, lo mezquino no es la mentira sobre la mentira de su protegido Pedro Simón, si no que haya "fuego amigo" entre compañeros, intentando desviar el tema a que ya había otros medios -a los que ni siquiera habían citado- que lo habían sacado antes. Este infraser cuenta con un consultorio sentimental en el suplemento de fin de semana de El Mundo, una revista de humor con algo parecido a reportajes. 

No, no: lo mezquino es alguien como Pedro Simón, que iba dando lecciones por ahí de periodistas falsos y falsarios (merece la pena detenerse a leer esto de hace solo un par de meses) todavía salga hoy con excusas de "todo el mundo se equivoca" o "no soy el único que me invento noticias" y reciba el respaldo de los mismos que dieron eco a su reportaje de fantasía, de baby explotation, entre ellos la misma Ana Pastor que pedía en 2013 nada menos que el Pulitzer para el fontanero de la miseria.
En otro país Pedro Simón estaría despedido, y todos sus trabajos anteriores auditados para comprobar las fuentes, declaraciones y hechos. Como se  hizo Jayson Blair. Pero esto es España, el mismo país donde se padece desde 1990 la mierda de periódico que es El Mundo, controlado por un grupo italiano que no publica nada ni remotamente parecido en su país, pero que en España ha encontrado un filón. Ruinoso como negocio, pero el segundo diario generalista más leído.

Tanto, tanto, que con ese reportaje de fantasía y cuevas en Afganistán el padre de la niña enferma ha captado 159.000 euros, y que ahora dice que devolverá "al que lo pida". El que no, pues lo tendrá bien merecido por panoli. Como el Colegio de Periodistas no va a expulsar a Pedro Simón, al menos que la Fiscalía de Menores se haga cargo de la niña, usada como reclamo por su padre para obtener dinero que no se va a emplear en ninguna terapia mágica, porque su enfermedad es irreversible. Al respecto, es indicativo que ya en 2012 el periodista Simón sirviese de manager informativo para los intereses de esta familia, indicando cuenta corriente y todo.

Por cierto, noten como en la información original el nombre real del padre-empresario no aparece, sino un peliculero "Fernando Drake Blanco". Será que tenía que mantener oculto su auténtico nombre por algún motivo. Por ejemplo, Hacienda. En los próximos días seguirán nuevas evoluciones del caso -las mismas que hubo con Gowex y Pescanova, por ejemplo-, pero lo que no cambiará nunca es El Mundo ni la escoria que perpetra en ese periódico: del primer al último redactor, presente y pasado.
***
Un francotirador se cargó en Libia a tres cabecillas del Estado Islámico en solo diez días. No sirvió de nada.
***
Bonita prueba de que es más útil saber usar bien el avión que coger el tren.
***
Fantástico articulo sobre la contaminación por lindano (una de las sustancias más cancerígenas que existen) en Sabiñañigo.
***
Así se protege Chicago, la genuina ciudad de los rascacielos, del boom de rascacielos que hay a nivel mundial. 
***
Libros que no son libros, o artefactos que imitan libros.
***
Uno de los símbolos de Oviedo, del que hicieron santo y seña durante la hégira del pimplado Gabino de Lorenzo, a la chatarra.
***
Las nuevas ciudades para acoger el último gran éxodo de la Humanidad: el del campo a la ciudad.
***
Interesantísimo artículo sobre "el primer cargo político del país obligado a dejar su puesto por un caso de corrupción", en 1986. Dice mucho de la evolución del país y de la ciudad donde se produjo, especialmente si tenemos en cuenta lo que le pasó al que delató el caso.

9 comentarios:

breton dijo...

Ah, la prensa patria, qué pestilente basura. Con razón decía Morán que es la peor de Europa Occidental. Buen repaso al inefable Simón y al putrefacto panfleto en que trabaja.

darkglam dijo...

Hipertextual-sus blogs- no es un medio tan minoritario entre lo que ese estafador llama Revisionismo Tuitero. A los medios españoles, y a los que catequizan desde sus artículos, les gustaría ser el Pravda colectivo ibérico y seguir grabando sus consignas en las mentes de cada españolito lo suficientemente alfabetizado para leer el diario de papel. Afortunadamente, no se pueden clavar piolets en Twitter.

Diego dijo...

Soberbio artículo. Una pena qu la escoria periodista de este país no sea capaz de hacer lo mismo y llamar a las cosas por su nombre. En lugar de eso, loas y parabienes por su "sincera disculpa". Que asco de gentuza.

Fanato dijo...

Pues a mí Malaprensa no me parece un blog risible, al contrario, me parece magnífico: suele sacar los colores a "periodistas" que se llevan con los números como el agua con el aceite y a los medios que publican esos disparates sin pestañear y explica con claridad errores en interpretación de datos, gráficos, etc.; además de rebatir con claridad "verdades" aceptadas y expnadidas sin preguntar, como la brecha salarial hombres-mujeres "por el mismo trabajo" o la "sobrerrepresentación" en escaños de los partidos nacionalistas en el parlamento...

Sergio ciclismo dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Fanato: cuando me plagiaron en El Mundo un post, incluyendo un error metido deliberadamente, dijo que no le parecía plagio. A partir de ahí, que diga lo que quiera de mundos. A mi me parece otro perrillo falderillo de la prensa, esperando a ver si algún día lo colocan de obdusman, o algo así. Por cierto, tiene su tesis publicada por el CEPC y es una auténtica mierda.

Fanato dijo...

Vaya, intuyo que no le tienes mucha estima a Josu Mezo... En cualquier caso yo seguiré leyendo su blog y los dos tuyos. De hecho, son los únicos que sigo habitualmente. Saludos.

Donostiarra dijo...

La conexión vasca con el lindano, dónde se vertió en su día en vertederos ilegales incluso cerca de Neguri, con las multinacionales químicas alemanas Merck y Boehringer-Ingelheim como reponsables pagando una multa irrisoria de 4 millones de euros. http://www.ezagutubarakaldo.net/es/que-fue-del-lindane/

Como se que te gustan los temas relacionados con las aguas residuales, te dejo estos dos enlaces, donde se asegura el vertido de aguas residuales no tratadas en 43 municipios de la República de Irlanda, además de 29 mancomunidades donde no se cumple la Directiva Marco del Agua en relación a los niveles de materia orgánica, BOD, COD, nitrógeno y fósforo a pesar de depurar el agua.

http://www.thejournal.ie/raw-sewage-ireland-3098960-Nov2016/

http://www.epa.ie/pubs/reports/water/wastewater/2015%20urban%20waste%20water%20report_Web%20Version.pdf

Luego cuando la UE les ponga una multa millonaria (por tacaños y guarros), al no querer invertir en infraestructuras para la depuración de aguas residuales, dirán que los comisarios actúan en contra de Irlanda por su bajo impuesto de sociedades y demás gilipolleces mezclando el tocino con la velocidad.

Un país de guarros, donde no cuidan su entorno ni si quiera Wicklow National Park; http://www.independent.ie/regionals/braypeople/news/a-decade-of-pure-35104759.html

Un saludo a todos,

Anónimo dijo...

Sergio gracias por revitalizar el blog con estos últimos artículos. Como conocedor que es usted del periodismo, ¿sabe de algún caso en que un periodista haya sido destituido o haya dimitido por dar información mala y/o falsa y se dedique ahora otra labor?

Donostiarra, me ha gustado ese "incluso en Neguri". Ya sabe usted que la vasca es una sociedad tan cercana a los países más avanzados de Europa que no sólo redistribuimos la renta, también el veneno. Para los lectores del blog ciclistas, que se que son muchos, pueden conocer el depósito de Lindano del Argalario siguiendo esta bonita y dura (doy fe) subida.

http://www.altimetrias.net/aspbk/verPuerto.asp?id=260

Álvaro

Sergio ciclismo dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Donostiarra: si Galicia fuese una isla, sería como Irlanda. Creo que con esto respondo.

Álvaro: es una buena pregunta. No, no conozco a ninguno.