martes, 31 de mayo de 2011

Continua el zombie walk en las plazas de España

Queremosssssssssss Democracia Realllllllll Yaaaaaaaa
Ahí siguen. Diez días despues de las elecciones y ahí siguen. En teoría estaban "reflexionando" e invitaban a un "voto responsable". Como no consiguieron lo que se proponían -ahí está la reflexión que sale de contar los votos, bastante más objetiva que una minoría en unas plazas-, siguen insistiendo en que pensemos como ellos, en que veamos la realidad distorsionada y apocalíptica que les gusta presentar.

Afortunadamente, el tumultuario movimiento de los últimos días se ha ido desinflando merced al propio aire que lo insuflaba, viciado de origen y tóxico de salida. Si bien en los primeros días se podía decir que había una extracción variada de componentes e "indignados", no había duda de cómo iba a acabar: un homogeneo grupo de comunistas -aunque ya no se llaman así-, saltimbanquis y practicantes de la indigencia profesional, como el malabarismo cuando el semáforo está en rojo, la artesanía o la flauta escolar y el bote de zinc tintineando con céntimos. Homogeneo, insisto.

La bueno de todo esto y las "asambleas" es que una buena generación de jóvenes ya se ha quedado inoculada con el buen hacer de estos grupúsculos de un dígito porcentual, su estilo y sus turnos de palabra. Alguno quedará prendado, claro, pero bueno, todavía no hay vacuna contra eso. La gran mayoría ya han visto sus modos de hacer. En todo caso, está bien aprovechar la visibilidad pública de este gente que anida en rincones oscuros para presentarlos mejor. Les pongo varios ejemplos, sin duda alguna de mi invención:

Ejemplo 1: Uno de los viejos tics comunistas se ha presentado en la cepa infecciosa de la Puerta del Sol. La paranoia. La célula Queda la palabra elaboró un comunicado -se supone que consensuado- donde afirmaba que el CNI se había infiltrado en las autodenominadas asambleas con "personas muy bien entrenadas y pagadas por los servicios de inteligencia e incluso por los partidos mayoritarios".

Como no puede faltar en ninguno de estos brotes de paranoia comunista, se trata de "personas de cualquier edad o sexo e incluso nacionalidad y de cualquier aspecto físico que se hacen pasar por indignados, que realizan fotografías, vídeos y envían información sobre los que están más implicados como los líderes naturales". Por supuesto, se anima a "descubrir, denunciar y expulsar" a "estos traidores del Pueblo", aunque no apunta qué técnicas hay que usar. El CNI, por su parte, en un comunicado bastante irónico, afrimó que "no realiza actividades de inteligencia" en la zona. Añado yo que por falta de lo segundo.

Miren si no otras partes del delirante comunicado: los supuestos espías son "muy sociables pero siempre tratan de imponer su punto de vista intentando convencer de asuntos que de primera no suenan nada claros ni congruentes". ¿Se dan cuenta? Todos podemos ser espías.  "A veces ocupan mucho tiempo en su turno de palabra en las asambleas poniéndole "pegas" continuas a asuntos de base muy importantes". ¿Se dan cuenta? El que discrepa con la consigna del Politburó es un sospechoso de ser espía.

A continuación, vendrá otro clásico del comunismo paranoide: las purgas. Estamos rodeados de espías. Se camuflan como nosotros. No confíes. No hables. Todos son sospechosos.

Ejemplo nº 2: el chamanismo. En este fabuloso vídeo pueden ver como un grupo de gente que seguramente ha cobrado más subvenciones en su corta vida que un jubilado de 90 años baila alegremente -y durante mucho tiempo: lo que les sobra- para "bendecir el maíz". Tal cual. Y pongo chamanismo cuando podría poner perfectamente superstición, acientifismo o chaladura. Por cierto, ¿qué diferencia hay entre esa gente y los creacionistas?

Ejemplo nº 3: la propaganda. Hay miles de ejemplos, pero pondré simplemente uno. El primero es un vídeo donde se pretende dar testimonio de empresarios de la Puerta del Sol que no se quejan del suk que les han plantado ante sus comercios, con la subsecuente pérdida de ingresos. Bueno: no son empresarios, son "comerciantes". Como ya todo es franquicia, no es lo mismo preguntar a un empleado que alguien que pone su dinero en el negocio, pero aún así sólo logran cuatro testimonios (y un peluquero, pero no hay ninguna peluquería en la Puerta del Sol) y, atención atención, el de ¡un mariachi!, que supongo que habrán considerado muy representativo de los empresarios de Sol. Por supuesto, todos los comentarios son muy esperables en cuanto a pluralidad.

No pongo más, pero estaría bien un monográfico de los carteles y pintadas embellecedoras que han ido dejando por doquier, todas manifestaciones democráticas donde la libertad de expresión impera sobre la propiedad privada, el orden y el decoro. Todas tienen un denominador común: son demenciales. No tienen ningún sentido, salvo la gracia fácil, el odio al rico y, bueno, toda esa retahíla esperable en el pensamiento único.

Mientras tanto, el Ministro de Interior que tenía que purgar esta lacra, ha hecho sus cálculos políticos y, por el momento, no le interesa desalojar las plazas. Él ya ha obtenido lo que quería -y decía que no perseguía, y alguno hubo que le creyó- y ahora, a temporizar. Como soy incapaz de poner en orden lo que me provoca esta actitud de chalaneo con esta gente, me hago eco de esta maravillosa carta al director que hoy publica El País, donde pone lo que pienso de manera más educada:

"Lo siento mucho por los que quieren creer que vivimos en Libia. La única democracia real y efectiva es la que conforma la aplastante mayoría de ciudadanos que el 22-M se acercó a las urnas para otorgar su confianza a cualquiera de las opciones políticas que se presentaban, algunas de ellas tan discutibles desde un punto de vista democrático como la de los filototalitarios del Norte. Esta democracia, con todos sus problemas y deficiencias, es perfectamente homologable a cualquier otra democracia real de nuestro entorno, salvo por una cosa: porque en su corto recorrido no ha sabido trasladarle a ciertos sectores de la juventud el valor inviolable de los cauces democráticos para cambiar las cosas.


En tal sentido, esa minoría que ocupa las calles, asumiendo una representación que nadie les ha otorgado, haría bien en constituirse en asociación, plataforma, partido o cualquier otra fórmula que estimen conveniente y concurrir a unas elecciones, para que los ciudadanos de esta democracia real que disfrutamos, y que tanta sangre, sudor y lágrimas ha costado, puedan decidir libremente el grado de representación real que les otorgan. Manuel Ruiz Zamora Castilleja de la Cuesta, Sevilla"
***
Una Universidad radicada en una región con la pirámide de población más desasosegante del mundo -y no es una exageración- se va a adecuando a la realidad.

15 comentarios:

jefe dijo...

Pues cada vez más de acuerdo contigo en este tema. Esto ha degenerado ya definitivamente. Aquí en Valencia, por ejemplo, se están empeñando en cambiarle el nombre a la Plaza del Ayuntamiento por "Plaça 15 de maig". Vamos, que algunos se creen que esto es Mayo del 68. Y pobre de ti si dices que de lo que era (parecía ser, mejor dicho) a lo que es va un trecho.

Niandra dijo...

Siento disentir, pero creo que os quedáis en la superficie.

El movimiento languidece como no podía ser de otra forma y desde el minuto cero ha corrido el riesgo de convertirse en un festival perroflauta; las pancartas, los bongos e incluso la acampada no son más que anécdotas.

Sin embargo, el consenso de mínimos puede ser criticado por inocente y poco útil, pero no hace más que poner el dedo en la llaga de tres de los puntos en los que nuestro sistema político falla: el sistema electoral, la separación de poderes y la participación ciudadana.

Creo que dabas en el clavo hace unos días. La percepción del ciudadano es que el canal de comunicación con su representante no existe y esto no hace más que favorecer la antipolítica.

Las parábolas deportivas que hacen uso los políticos no me parecen casuales. Mi sensación es que ellos pretenden que los ciudadanos les votemos pensando en ellos como equipos de fútbol. Soy del Madrid, soy del Barça, soy del PP, soy del PSOE, soy de IU,...

La lectura de programas y prestar atención a las patéticas campañas no ayudan a limpiar esta imagen...


En fin, entiendo perfectamente tus críticas al movimiento, pero me resulta raro leer argumentos que en boca de los locutores de Intereconomía o Veo7 parecían ridículos. No digo que los tuyos lo sean, ojo, pero leo saltimbanquis o indigentes profesionales y me recuerda al "aquí huele a porro" de una periodista pija, indignada también, pero por motivos bien distintos.

Por lo demás, me encanta tu uso la parodia y la chanza, siempre son bienvenidas.

Anónimo dijo...

El ejemplo 1 no se queda atrás en nada a Archipiélago Gulag de Solzhenitsyn.
Saludos.

Nacho Cembellín dijo...

Pues sin poder negarte que tienes parte de razón, no acabo de entender tu inquina hacía el movimiento. El caso es que dichas manifestaciones, sentadas o proclamaciones de democracia, han motivado más de un debate donde antes no lo había y posiblemente haya logrado germinar en más de un ciudadano de esos que somos "uno" más, es decir, los que cada día intentamos vivir sin que nos jodan y sin joder, la semilla para un cambio de dirección. Y puede que estos movimientos no sean el cauce indicado,`puede, pero creo que es de necios creer que los cambios son inevitables y que no siempre, mejor dicho, casi "nunca", se producen como se esperaba.

Por mi parte, me sentiría feliz si se lograra, x los cauces habituales o por otros nuevos, cambiar una ley electoral q a todas luces nos perjudica a la mayoría de los españoles y la cual, bajo mi criterio, no nos representa. Me daría con un canto en los dientes, si se consiguiera cambiar el sistema de voto de nuestras señorias y este fuera secreto para q "nuestras" señorías votaran a las leyes, reformas o lo q proceda, en vez de a los intereses q vaya usted a saber cuales son, tengan en su partido.

En fin, q me encanta este blog aunque no siempre coincida con lo q cuentas. Un saludo.

jefe dijo...

Niandra: el principal problema que veo es que ese acuerdo de mínimos del que hablas y que es el que existía se está difuminando por la acción de unos aprendices de hippie. Y se están proponiendo cosas que no representan a muchísimos de los que estábamos a favor de esa protesta "espontánea".

Se está hablando de revolución y no sé qué más pamplinas. Si estuviera quedando en la reforma de la ley electoral, la separación de poderes y un sistema más participativo en cuestiones de estado estaríamos todos dando palmas. Y si se pidiera que gobernara la lista más votada en lugar de los odiosos pactos de partidos ya sería la repanocha. Pero mucho me temo que se perderá el asunto en brindis al sol y consignas pseudorevolucionarias.

Sergio dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Jefe: llevan ya desde el principio con eso. Les encanta renombrar. Hasta su movimiento ya lo llaman 15-M, una excusa perfecta para que dentro de un año se reunan a recordar batallitas.

Niandra: es que yo no creo que haya nada de fondo aprovechable en lo que veo en las plazas. Por eso me quedo en la superficie. Cuando dejen de pasarse el micrófono y votar cimbreando las manos como serpientes de cascabel, ya veré que hay, aunque no soy muy optimista.

Anónimo: la frase no es mía, pero viene muy apropiada al tema. Dice algo así como que cualquiera que durante el siglo XX intentó cambiar la democracia (¡Democracia Real Ya!) acabó montando un campo de concentración a los seis meses de subir al poder. A mí esa gente me daría miedo si tuviesen el poder, pero actualmente sólo me parecen carne de psiquiatra. Psiquiatra y tratamiento que pagamos entre todos, pero esa es otra historia. O la misma, porque yo no puedo ser parte de la misma sociedad pagante de impuestos y solidaria con la gente que comulga con ese apeadero de la Historia.

Nacho Cembellín: bueno, de eso se trata, estaría preocupado si alguien estuviese de acuerdo conmigo. Sería la primera vez. Aquí dejo cosas y enlaces sin mucho orden ni regularidad para que la gente piense y se haga sus ideas, pero sin el megáfono y sin ocupar la calle.

A ver si rasco tiempo y hablo de este sistema electoral que han demonizado los de siempre, los que creen que son más y no son nadie.

Anónimo dijo...

En el último parrafo, con el que te sientes identificado, se expone que:
"Lo siento mucho por los que quieren creer que vivimos en Libia. La única democracia real y efectiva es la que conforma la aplastante mayoría de ciudadanos que el 22-M se acercó a las urnas para otorgar su confianza a cualquiera de las opciones políticas que se presentaban." Con los datos en la mano, contesto: 33,77% de abstención, contando con las alcaldias de pueblos pequeños donde interesa el voto de todo el pueblo. Esa es la aplastante mayoría de una necesidad de cambio en este país.

Sergio dijo...

Muy bien, ¿quieres decir que ese 33´7% comulga con los indignados? Eso es sumar churras con merinas. Que se constituyan en plataforma, agrupación de amas de casa o sociedad filatélica, que concurran a las elecciones, y ya verás como el porcentaje de abstención seguirá más o menos igual. También ellos: una pírrica minoría, incapaz de asumir las cifras de su representatividad.

Pero no lo harán, no: dirán que la culpa es del sistema. Que el profe me tiene manía.

Anónimo dijo...

No, lo que estoy diciendo es que no se puede decir aplastante mayoría con mucho mas de un tercio de personas sin participar. Si ademas, contamos a los inmigrantes ilegales, a los legales que no son capaces de ver con perspectiva los problemas a los que se enfrenta este país y a la juventud que no ve salida a largo plazo, mi conclusión es que el absentismo crecerá o surga una nueva participación ciudadana, como tú bien dices. Mira las estadisticas oficiales sobre EMIGRACIÓN en España, a la juventud hay que darle esperanza de quedarse en su país o estarás fomentando algo chungo.
El sistema de bipartido ha funcionado para solucionar problemas a corto plazo hasta ahora pero los retos que se nos plantean requieren cambios aún sin concretar y que sprobablemente no salgan del 15m pero estate seguro que los primeros en montarla van a ser los comprados por ese mismo sistema, son demasiadas pulgas para un perro cada vez mas flaco, quien no lo quiera ver, allá él.

Anónimo dijo...

Hablando del cambio electoral, hace poco he participado en un proceso electoral on -¡oh milagro!- listas abiertas donde la junta de gobierno estaría integrada por los más votados independientemente de la candidatura.
Pese a que estamos hablando de un órgano minúsculo el ejercicio democrático fue muy gratificante porque puedes elegir a alguien que estimas competente pese a que no pertenezca a la candidatura que prefieras y de igual forma, pararle los pies a los profesionales de la política que se escudan en el partido...
No sé cual sería la incidencia en política nacional pero creo que los nombres salpicados por corrupción sí que lo notarían, o por lo menos más que el 22m

Niandra dijo...

A mí no me interesa especialmente las conclusiones que salgan de las asambleas, los manifiestos, las pancartas, las consignas o demás pamplinas.

Lo que me gusta (o mejor diría, me ha gustado) del movimiento es que ha puesto sobre la mesa un debate que debe ser esencial en cualquier sociedad. Las conclusiones de los tipos acampados que se las queden ellos. Yo me quedo con las mías propias.

Te animo a analizar el sistema electoral, como dices, y también el absurdo trabajo que hizo el año pasado la Comisión Constitucional del Congreso, ignorando todas las recomendaciones del Consejo de Estado para el aumento de la proporcionalidad del sistema y la subsiguiente reforma aplicada en enero de este año.

Abusando de tu diligencia, aplazada queda la discusión hasta dicho post, si al final te decides.

Merle Kilgore dijo...

Yo no he votado, tampoco he acampado. Y los datos de abstención no difieren mucho del resto de las elecciones pero claro...

Sergio dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Anónimo: pues el que no va a votar que comulgue con esa realidad, pero los escaños se reparten igual vote uno que vote todo el electorado. Muy de acuerdo en lo de la emigración.

Anónimo: listas abiertas...otro tema pendiente.

Niandra: la Comisión Constitucional del Congreso, que preside el diputado más veterano, nada menos que Alfonso Guerra, es la que mejor trabaja de todo el hemiciclo. Leí en su momento atentamente el informe del CES y me pareció descabellado. Volveré sobre el tema.

Merle: es que eso. Si no votas, los demás, incluyendo los acampados, contarán tu voto para ellos.

La llamada al voto "reflexionado" ha sido un completo fracaso, pero se niegan a asumirlo.

Lokus® dijo...

EL ZOMBINDIGNADO
(TALLER DE TIRO PARA UNIFORMADOS)


Seguro que (con tantas películas que hay por ahí de zombies

que andan como en una marcha política para reivindicar

no sé qué derechos o, qué propósitos ocultos habrán aquí...)

será para dar a ver una manifestación de indignados protestar...


Ah claro, es para que luego, como los vean pasar, les disparan

los que van uniformados y armados hasta los dientes

para dar a ver que los indignados son peligrosos y raros

marchando con esos espasmos sospechosamente depresos...


Que, ahogados con la crisis y sin respaldos políticos ni bancarios

sin ya sus trabajos, coches y, sus casas perdidas por las deudas

se refleja en ellos esa presencia zómbica, despreciable a la vista.


Y, viendo la tele desde películas de hoy en dia hasta telediarios

se puede ver en todo ello una mano negra que incita a la plebe

a uniformarse, armarse y, ¡disparar al "zombindignado" a vista!




VII-MMXI CHICLANA (CA) -SPAIN-

Anónimo dijo...

Madre mia. Veo aqui un congunto de anarco-capitalistas como aguirre opinando. Dios nos coja confesados de vuestra indulgencia mental.
Cada uno recogera de lo que siembre y vosotros ya habeis empezado a recoger, y es que es más el miedo que tiene la gente a pensar que el de un niño por la oscuridad asi que no os animo a reflexionar porque siento que será en balde. Ya estais lobotomizados y con las palabras de los de alrededor son con la que os expresais.
No tener miedo a pensar por vosotros mismos es el primer paso a vuestra libertad.Que no querais ser libres si tiene precio