lunes, 28 de septiembre de 2009

Cómo se ve El Corte Inglés desde fuera

Como se que mis escasísimos lectores no necesitan que les hable de The Economist, haré lo mismo con El Corte Inglés, e iré directamente al artículo que el primero publicó sobre el segundo el pasado 24 de septiembre. Es uno de los breves que aparecen en las páginas de análisis por áreas geográficas, y está escrito en el habitual estilo del influyente medio británico.

Titulado El paciente inglés, el artículo trata -en un estilo imposible de encontrar en España- sobre esta empresa opaca, enorme y muy poderosa que es el invento de Ramón Areces, magistralmente narrado en un libro censurado por la propia empresa a principios de los noventa. Para ubicar todo en su contexto, recordemos que El Corte Inglés es de los mayores inversores publicitarios en medios de todo el país, y ¡ay! de aquel que ose hablar mal de la empresa que da de comer a 100.000 empleados, que no se organizan en sindicato por razones aún más opacas.

A El Corte Inglés las cosas no le van bien. Decidieron expandirse tímidamente fuera de España con la participación en los californianos grandes almacenes Gottschalks, que recientemente han quebrado sin dejar asomo de beneficio. Sí, también han abierto dos exitosos centros en Portugal -y otro a punto de llegar- y desde hace un lustro en Roma se rumorea que han comprado un edificio entero en el centro para hacer su incursión italiana, pero nada se concreta. El Corte Inglés es básicamente un imperio español. Españolazo, diría.

Un amigo mío, de fuertes convinciones ideológicas -y a pesar de todo amigo- me resumía su ideal de España va bien con esta fórmula: "El Madrid ganando Copas de Europa y las marujas arrasando en El Corte Inglés". ¡Qué años tan felices los de finales de los noventa y gran parte de esta década! La cadena de grandes almacenes se enmarcó en una política expansionista por la piel de toro que llevó a abrir centros en lugares tan pintorescos como Linares (Jaén), casi siempre asociados a grandes expansiones urbanísticas que rentabilizarían la fortísima inversión -es una empresa familiar, sin cotización en bolsa- y que se han quedado en aguas de borraja. Hay megacentros ubicados en nudos de carreteras donde no se ve un alma ni un sábado por la mañana: pongan los nombres en la sección de comentarios y trazaremos una geografía aproximada.

La apuesta por Supercor y Opencor -tiendas de conveniencia con precios altísimos, ubicados en zonas nuevas donde han impedido que surgiese un pequeño comercio rival, cuando no en mercados tradicionales fagocitados para el evento- ha salido bien por su propia naturaleza -a ver quien compite en horarios-, pero no tanto Sfera, un intento tardío y espantoso de combatir a Inditex: ropa horrible y carísima, en la mejor tradición de las marcas propias de la firma, las impagables Nudos, Green Coast y demás. El Corte Inglés siempre ha sido de naftalina y caspa, y no solo en ropa: su cadena de hipers Hipercor ("si te fijas bien, en nuestro nombre está la palabra precio", reza la última publicidad) es bien conocida porque tu vas a por un bote de tomate y te llevas una cazuelita de barro, presentada como regalo pero que realmente estás pagando en el precio. La agencia de viajes, que tiene un montón de clientes institucionales, merecería un post aparte.

La crisis ha golpeado muy fuerte este modelo de negocio, basado en un supuesto mejor servicio y un sobreprecio realmente alto. Por ejemplo, la empresa no ha fichado este año a los tradicionales jovencitos para el verano -para cubrir bajas de vacaciones- y a pedido a sus empleados (que tienen un sistema de fidelidad bien plasmado por Alex de la Iglesia en la maravillosa Crimen Ferpecto) que apoyen a la empresa dedicando más horas. No ha trascendido mucho más -ni revueltas ni huelgas, claro-, como tampoco se ha leído un análisis serio sobre el demoledor dato de que han reducido su beneficio en un 47%. Fuentes del grupo lo han atribuido a "la crisis internacional", pero ya han visto el peso internacional de este conglomerado: más bien habría que decir "la crisis nacional".

Otra medida ha sido introducir en su catálogo de productos de alimentación una marca blanca propia, de nombre Aliada. Tras años intentando imponer la marca El Corte Inglés, que era objeto frecuente de descuentos y 3x2. Me dicen que la marca está bien de precios, pero claro, la pregunta es ¿por qué no lo hicieron antes?. Bueno, pues porque es mucho mejor cobrar un sobreprecio altísimo por el mismo producto: como yo creo en el libre mercado, defiendo que haya gente que quiera comprar eso y no un producto exactamente igual, pero ahora que se han acabado las vacas flacas, parece que ese mismo consumidor que ejercía su libertad de compra ha decidido dar la espalda a El Corte Inglés, para gran dolor de una casa que siempre había apostado por fidelizar al cliente.

Dado su poder intangible, que The Economist apunta muy bien en el cierre de su información, habrá que ver por donde van los tiros en el futuro más próximo. ¿Si imaginan un medio publicando la ominosa noticia de que un centro comercial de El Corte Inglés tiene que cerrar? Dios no lo quiera, pero es una posibilidad real. También que no se informe de esto mismo, o se camufle bajo la fórmula "posponer", "cese temporal de la convivencia" o "ajuste relativo de las condiciones laborales". Con El Corte Inglés hemos topado, y todo es posible. No les extrañe que nos tengamos que enterar de algunas cosas leyendo medios extranjeros, una constante recurrente en la historia de este país.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Lástima que no comentes nada de la especial relación entre El Corte Inglés y PRISA, Jesús de Polanco e Isidoro Álvarez. Uhm...

Sergio dijo...

Cuente, cuente, también me habría gustado hablar de INDUYCO, pero sería demasiado extenso...

Anónimo dijo...

No creo que ECI llegue a cerrar.
Es evidente que no puede competir con Inditex en textil ni con la pujante Mercadona (extraordinario modelo de negocio) en alimentación, pero en un año la crisis pasará y volverá a estar ahí con esos uniformes rayados tan patéticos.

Y ECI tiene un valor incalculable: ¿qué hace cualquier españolito que de pronto se encuentra tirado en medio de una ciudad/pueblo desconocida (pongamos Linares) y no sabe dónde ir? Pues a ECI, que estoy como en casa.

Es normal que hayan sacado una marca blanca, quizás un poco tarde pero supongo que las cuentas hasta ahora les indicaban que no les hacían falta. Otro dato interesante: en 10 años, España ha pasado de estar a la cola a ponerse en cabeza de consumo de productos de marca blanca.

David.

Mega.Torpe dijo...

En mi ciudad han abierto un nuevo centro del ECI.
Para la prensa local ha sido lo máximo, sus noticias de portada daban a entender que poco más o menos acabaria con el paro de esta ciudad. Le han dedicado noticias como si fueran el mayor acontecimiento de la historia de esta ciudad.
El Alcalde Lanzarote ha llegado a decir literalmente "El día que abra ECI sacaré pecho"
La gente de la calle que no conoce los monumentos o museos de esta ciudad ya lo ha visitado en contadas ocasiones.
Lo mejor es que aumentara el turismo en la cuudad.

Sergio dijo...

Gracias por vuestros comentarios. David: ni yo tampoco, simplemente que algunos centros sí. Mercadona también merecería un post ad-hoc, me hace gracia la gente que no va al Lidl y si a la empresa de los Roig, que no deja de ser el Lidl español.

De marcas blancas recuerdo una que se llamaba "No frills", que en británico significa "sin tonterías", los paquetes eran realmente blancos y las letras eran como de imprenta tipo "Dossier confidencial".

Mega.Torpe: es que Lanzarote es para darle de comer aparte, ¿en que quedó lo de la supertasa y la revuelta popular? ¿Ya han hecho concejal al cabecilla de la protesta? Pues mira, en Salamanca no me parece mal ECI, dado que es una de esas ciudades donde la gente todavía se viste "de domingo" y que en las extensas provincias que le rodean (Zamora, Ávila, norte de Cáceres, oeste de Toledo, Portugal) no hay nada equivalente.

¿Irá la gente de Vitigudino a comprar polos de Green Coast? Yo creo que sí.

Anónimo dijo...

Hombre, ECI en Salamanca tiene sentido si no abre los domingos. Los charros tienen que ir el séptimo día de la semana con su camisa blanca y su chaleco negro a dar vueltas por la Plaza Mayor (y su golden stone) al estilo del protagonista de "El expreso de medianoche" en la trena turca.

David.

Mega.Torpe dijo...

La supertasa de Lanzarote en mi caso se quedo en un 19% de subida del IBI y un 34,8% la basura.
El personal se olvido (siempre lo hace cuando vota) hasta este verano que a Lanzarote se le ocurrió cambiar los nombres y números de muchas calles (incluida la calle del ECI) y volvieron las protestas.
Algunos pensamos que era debido a que ECI prefería un nombre de calle más céntrico, pero al final fue para poder subir el IBI a las calles que cambiaban de categoría.

krompowsky dijo...

Estoy de acuerdo con lo de Salamanca. Mis eternos veranos en un pueblo de Castilla a veces rompían su monotonía con una visita al ECI de Valladolid. Todo un acontecimiento.
En Madrid, por el contrario, pienso que existen demasiados y que lo que han conseguido normalizarlos y que deje de ser un acontecimiento festivo ir a visitarlos, como ocurre en otras capitales de provincia. Eso sí, la ferias de productos internacionales y ciertos productos (entraña) son de lo mejorcito.

Anónimo dijo...

A ver si un día de estos nos cuentas algo de FG, el corredor de bolsa reconvertido en banquero. Sí, el de los papeles que días antes de la fecha en que iban a ser investigados fueron trasladados a la Torre Windsor, ardiendo cual fogata dominguera.

FG, el hombre que conquistó el poderoso BBV con una sola letra (la A, igual que la primera letra de su presi favorito) y una oportuna investigación de los secretos de Emilio (el último grande-grande de Neguri), el último escollo en su imparable ascenso.

Se ha hablado mucho de la pensión de Goiri, pero bien poco de cómo ha sido superado el BBV por el Santander en los diez últimos años: antes el BBV era mayor que el Santander; ahora, el BBVA es más pequeño que el Santander (que sigue siendo Santander, tras borrar al CH del mapa).

Sergio dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Anónimo: ¿nos conocemos? Es un tema que siempre me ha fascinado, como el BBVA, a pesar de que conserva su sede social en Bilbao, ha dejado de ser un banco vasco. Lo que cuentas yo lo ví así.

El caso de FG y cómo ha llegado a esa posición es sencillamente tan increíble que no parece de este mundo. Y el gran Goizo, del que otro getxotarra universal como Ramiro Pinilla podría escribir una de sus magníficas novelas, ve que lo expulsan de la empresa familiar con 55 años...

Pero mucho ojito de hablar de esas cosas en los periódicos...o de los fondos de pensiones de Ybarra -menuda jugarreta que le hicieron- en las Bahamas y todo eso...

Anónimo dijo...

Igual de curioso e interesante es el caso de IBERDROLA, con sede social en la C/Gardoqui de Bilbao. Creo que en el País Vasco no produce ni el 1% de los kilovatios que vende

Anónimo dijo...

Parece que el blogger no ha considerado mi comentario lo suficientemente interesante como para ser publicado. No pasa nada, es tu blog y veo bien que hagas lo que te parece en él.

Sobre el que cuenta lo de Iberdrola, seguro que encuentra un buen motivo en la normativa fiscal vasca (un Impuesto de Sociedades bajo tal vez no dé la felicidad empresarial plena, pero ayuda).

Sergio dijo...

No he cancelado ningún comentario, eso seguro. Asegurate que sigues todos los pasos correctos para publicar.

Anónimo dijo...

Pensaba que había hecho bien todos los pasos, aunque si dices que es así retiro lo dicho y te pido disculpas.

El comentario que no logré publicar adecuadamente decía que en la genial trilogía de Ramiro Pinilla ya se hablaba algo de la historia del banco. En concreto, se explica cómo durante la Guerra Civil hubo en la ría de Bilbao dos buques mercantes que se utilizaron como prisiones: el Altuna-Mendi y el Cabo Quilates. En esos barcos estuvieron presos muchos capitalistas de Neguri (algunos de ellos los dueños de los barcos, precisamente), siendo varios de ellos ejecutados. Uno de esos hombres de Neguri que fue apresado y ejecutado fue el padre de Emilio Ybarra, futuro presidente del banco.

En cuanto a Goiri, no es de los de Neguri propiamente dicho, sino de Bilbao. Neguri desapareció con Ybarra; ahora quedan las hermosas casas-palacio, legendarios apellidos (los que quedan, porque algunos se han ido por "presiones") y varias buenas fortunas (pero no tan grandes e influyentes como antaño).

Sergio dijo...

Anónimo: no me he leído la trilogía de "Verdes valles y...", la reservo para cuando tenga una convalecencia larga...hay mucho fantasma por ahí que dice que lo ha leído, pero son casi 2.500 páginas, unos dos meses de dedicación exclusiva a los tres libros en caso de tener responsabilidades.

De Pinilla lo último que he leído fue "La Hiedra", que me gustó mucho, pero no he leído la novela negra que ha hecho hace poco. Y, sin lugar a dudas, "Antonio B. El Ruso" es uno de mis libros favoritos, y se lo aconsejo a todo el mundo.

Gracias por la información

Anónimo dijo...

Hola! Aunque sea offtopic, creo que es interesante a que veais este video sobre la gripe A. Es bastante largo, asi que mejor verlo cuando tengais tiempo, pero repito que es muy interesante.
http://vimeo.com/6790193

Anónimo dijo...

Para cuando Gurtel y demás y "similitudes" con operación puerto tipo A=15000, B=20000..etc.

Anónimo dijo...

Pues a El Corte Ingles le debe pasar lo mismo que a casi todos ahora, que la crisis economica, los casi cinco millones de parados y el menor gasto de nosotros los consumidores, les esta pasando factura. Que tiene precio más altos, pues si es verdad pero tambien el servicio es mucho mejor, la calidad de los productos de alimentación no tiene nada que ver con los que te encuentras en otros hiper, pero nada que ver. Y los empleados estan mejor pagados que en otros hiper ¿no es verdad?, por tanto tendrán que aguantar reduciendo margenes y teniendo menos beneficios como todo el mundo.

Anónimo dijo...

Pues si tiene precios altos y hay gente que va ¿Qué es lo que hay que criticar? quien no quiera que no vaya. Pero para comprar una prenda y devolverla a los 10 años para eso si se va para allá, vete a otro sitio a ver que te dicen jajajaj

Anónimo dijo...

Inditex no devuelve el dinero si lo quieres devolver al año (por ejemplo) el corte inglés si.

Anónimo dijo...

Yo llevo años trabajando en el corte ingles d Alicante, el ambiente interno huele a podrido entre compañeras y es repugnante aguantar a los jefecitos chulos k te presionan cada dia. Pero como me dan de comer y tengo dos niñas, me aguanto, es asqueroso, menuda imagen limpia k se gastan y el sueldo es una mierda. en cuanto pueda, me largo, a kien le interese cedo puesto....

Anónimo dijo...

Que tarde he encontrado esta segunda ventana tuya¡¡¡¡
Me gusta por que hablas de cosas de las que "otros" no hablan.
Me gusta por que no estoy de acuerdo contigo en todo, algunas veces en nada.
Gracias, desde hoy lo seguiré. Y tengo mogollón de post antiguos para leer.
Como dices lo de la agencia de viajes y su clientela institucional da para mucho. Mi experiencia, mi tortura, fue siendo cliente el CSD y yo un deportista... Un día para comer nos dieron de segundo un filete de vete a saber de que duro como una piedra. A la cena, los filetes sobrantes con una salsa indescriptible. Y... al día siguiente de primero en la comida algo que llamaban sopa con tropezones de carne, si, de los filetes que todavía habían sobrado. Eran los mismos, el rebozado inicial y el saborcillo de la salsa vespertina los delataban.
Evidentemente me queje. La jefa de cocina me quería matar, literalmente. La situación se tensó de tal manera que intermedió finalmente el jefe del CSD en el campeonato y claudicó: "Es que esto es lo que nos pasa cuando trabajamos con ECI". Yo, tonto, pensé que era que comparaban las mercaderías en el centro ECI más cercano. Comenté iluso que la empresa vende imagen de calidad. Me iluminó y me dijo "No, no, es ECI agencia de viajes que gestiona todo lo relacionado con el alojamiento".
Al año siguiente volví a clasificarme para el campeonato, pero este año se celebró en una zona perdida entre Soria y Burgos. La organización, el CSD, no pudo dárselo al ECI, por allí no hay grandes hoteles que es con los que trabaja esta firma. La Junta, mediando por el CSD, nos alojó en pequeños hoteles de pueblo. Las habitaciones no eran tan fasion pero comimos normalmente, hasta se podía repetir con moderación. Un año después toco San Javier y volvimos a las andadas. TV en cada habitación y las horas libres a la tienda más cercana a completar nuestra alimentación y no pasar hambre.
Alguno se zampó unas bonitas comisiones por el asunto. Estaba tan gordo que no corría como nosotros a pesar de lo bien alimentado que estaba. Esto último en todos los sentidos. Los jefes de CSD y CCAA que van a las pruebas siempre están alojados en hoteles distintos a los de los deportistas, no valla a ser. Como la cosa se me da bien y repito todos los años en participación y resultados una vez me invitaron a cenar en su guarida. Comida a la carta y de primera. No me callé, no me han vuelto a invitar. Estos estómagos agradecidos acudían cada día a las competiciones en un autobús exclusivo para ellos y calidad notablemente superior a lo de los deportistas. De camino saboreaban la gastronomía del lugar y claro llegaban tarde y más de uno borracho. Dado que me conocían y tenía cierto trato... indirectamente les hice ver que no se me escapaba el lamentable espectáculo que estaba dando alguno. Desde ese día soy persona non grata. Ellos que van allí cobrando dieta y días de vacaciones posteriores a costa de todos... son gratísimos.
Personalmente, sigo participando cada año y mientras el cuerpo aguante ganando, que se...
Perdón por la deriva final pero es que una cosa me llevó a la otra.

CooroyPienso